La puesta en marcha del servicio de grúa en Lalín, suspendido a principios de marzo, podría retrasarse hasta comienzos del verano. El Concello aprobó recientemente la licitación del concurso público para este servicio y, atendiendo a los plazos legales de contratación y exposición pública el proceso, todo apunta a que la restitución de la grúa no llegará hasta bien avanzado el mes que se estrena este domingo.

La empresa Dornier, que gestionó la grúa municipal desde su puesta en marcha, abandonó el concurso el pasado 4 de marzo, si bien el gobierno local ya había avanzado poco antes las intenciones de la compañía. El abandono de Dornier había sido una amenaza durante los últimos años. No obstante desde hacía tiempo no constaban quejas de la compañía por la escasa rentabilidad de la adjudicación. La empresa fue la única que gestionó la grúa municipal desde que se implantó, en el año 2000 con sucesivos acuerdos entre las partes para la prórroga del concurso.

El Concello planteó asumir el servicio con medios propios y semanas atrás se autorizó un gasto de 5.500 euros para la adquisición del único vehículo que tenía la firma para atender eventualidades ordenadas por la Policía Local. Para llevar a cabo esta prestación el ayuntamiento pretendía cerrar la contratación de un conductor y así se propuso. Pero ni los políticos ni los técnicos repararon en que la normativa estatal aplicada a la administración local le impedía realizar contrataciones que no estuviesen previamente incluidas en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) municipal. Este problema que tienen muchos concellos para prestar servicios implantados de nuevo también repercute, como en este caso, para aquellos que ya funcionaban con anterioridad como la grúa municipal.

En el pleno del pasado lunes se aprobó sacar a concurso este servicio por el plazo de un año con posibilidad de prórroga para otros 12 meses. El ejecutivo entiende que habrá demanda de empresas una vez que el ayuntamiento ya aporta el vehículo y la futura concesionaria no tendrá que asumir esta inversión. La intención es recuperar el servicio para la gestión directa en el plazo de un año.