El vicepresidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, el lalinense Francisco Bello, demanda a la Xunta que se abra "un escenario de debate y diálogo" en el que los "miles de propietarios del rural" puedan explicar sus necesidades, para que éstas se recojan en la futura Lei do Solo. Para rebajar sus costes de producción, el sector precisa que se permitan reparcelamientos y la implantación de proyectos industriales o de servicios con los que se contribuya a fijar población en el medio rural.