La próxima semana concluirá la obra de remodelación de la Praza de Abastos de A Estrada, que acaba de pasar satisfactoriamente e incluso con "felicitación" estatal la revisión de la certificación del 2012 que la pasada semana efectuó el Ministerio de Administraciones Públicas. Así lo desveló el alcalde José López, antes de señalar que el edificio deja de ser una plaza de abastos en sentido estricto "y pasa a ser un espacio multifuncional" gracias a los 1.700 metros de su primera planta, orientados a un uso social. La mayor parte -800 metros- se destinarán a un centro de día con 40 plazas que podrá evitar que una docena de vecinos del municipio tengan que acudir a diario al centro de día de Cerdedo, como ocurre ahora, según López.

Este también pretende crear en esos 1.700 metros un espacio para los mayores, donde puedan charlar, ver la televisión o jugar la partida sin estar, como hasta ahora, "de prestado en la residencia".La ludoteca (orientada a los niños), el vivero de empresas o la sala de convivencia intergeneracional serán otros atractivos de esa primera planta del inmueble.

La segunda ofrecerá una cubierta plana en hormigón de usos aun indefinidos. En sus 600 metros cubiertos lleva zona de baño, un espacio para la posible ubicación de una cafetería con cocina y una sala diáfana de 500 metros con solumnas además de un patio al aire libre con pérgolas exteriores y el frente acristalado.

El mercado municipal -sito en la planta baja- llevará 3 tipos de puestos. Los 14 fijos cerrados -que se tendrán que adjudicar mediante concesión administrativa de espacio público- han suscitado más de 20 solicitudes. Tres serán para los placeros actuales con puesto permanente. Los demás tendrán que licitarse. Los otros dos tipos de puestos se adjudicarán por metro lineal de bancada. En dos islas centrales se habilitarán los módulos para pescado. En la parte posterior de la plaza -ocupando la antigua zona de la escalinata- estarán las bancadas de las frutas y verduras, con iluminación natural y directa que penetrará en la plaza a través de la celosía en cristal habilitada en el techo. Es la misma que dotará de luz natural a la ludoteca y al centro de día. Una cafetería en la esquina de Padrón y Waldo Álvarez Ínsua completará el nuevo mercado. La ordenanza que regirá su funcionamiento y los puestos estarán adjudicados cuando la Praza de Abastos entre en funcionamiento.

La intención del regidor local es que para entonces ya haya concluido la humanización del entorno de la Praza de Abastos, cuyo estudio de detalle fue recurrido por Virxe Peregrina ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). Aunque gobierno local y colectivo vecinal proclamaron su voluntad de diálogo, sus posturas no llegaron a fundirse en una propuesta conjunta. Pero, paradójicamente, las dudas de los técnicos municipales acerca de la alteración de la rasante de la calle Waldo Álvarez Ínsua -que partía los 10 metros del ancho de calle en varias alturas- y la exigencia de la Xunta de que las dos islas de contenedores subterráneos para los que el Concello pidió una subvención han motivado que el Concello esté rediseñando la humanización del entorno de la Praza de Abastos. José López avanzó que esta perderá la rampa frontal -a la que se oponía Virxe Peregrina- t ganará aparcamientos a mabos lados de su escalinata central así como dos islas de contenedores subterráneos. La Xunta exige que vayan junto a la Praza d Abastos y se baraja instalarlos en la esquina de Padrón y Waldo Álvarez Ínsua así como en la confluencia de esta con García Barros. Así las cosas, Waldo Álvarez Ínsua mantendrá su rasante y tendrá una tipología similar a la de Padrón. El acceso adaptado a la primera planta deberá habilitarse por la esquina de Waldo Álvarez Ínsua y la Praza do Mercado.