Una rotura de una acometida de agua en una casa deshabitada en la calle Pérez Viondi de A Estrada obliga a los operarios municipales a cortar el agua. A pesar de ello, este nuevo corte no afectó a los vecinos de la zona que en todo momento tuvieron agua en sus viviendas. El suceso tuvo lugar a las 2.00 de la madrugada. Los operarios del Concello se acercaron al lugar de los hechos ayer por la mañana y comprobaron que una tubería perdía agua y llenaba la acera de líquido. Por otra parte, tras los últimos cortes de agua que se produjeron en el casco urbano en las últimas semanas, muchas viviendas de la villa aun viven las consecuencias de ese problema. El agua sale de los grifos con un color oscuro debido a la suciedad de las tuberías afectadas. Además, en algunos casos también sale de color blanco por culpa de la presión. Fuentes municipales alegan que en los próximos días todo volverá a la normalidad.