El invierno que acabamos de despedir se quedará en la retina de los dezanos como un reguero de borrascas, vientos huracanados y hasta tormentas, Es cierto que las ocho ciclogénesis explosivas, concentradas en los meses de enero y febrero, dejaron sobre la comarca 895,4 litros/m2, según los datos de Mouriscade. Pero ya que en marzo solo llovió durante los tres primeros días de mes, (39,6 litros), resulta que la cifra global no se distancia mucho del invierno del año pasado, con 858,4 milímetros. Ello se debe a que en 2013 ocurrió justo lo contrario: enero y febrero fueron secos, pero los últimos días de diciembre y en todo marzo (con 248,2 litros, ocho veces más que en marzo de este año) hubo que tener el paraguas a mano.

Para darnos una idea de que este invierno, más que lluvioso, ha sido un contraste de temperaturas, podemos observar las precipitaciones de la Serra do Faro, con 914,6 milímetros, sólo una décima por encima de los datos del año pasado. En Pereira (Forcarei), un marzo más bien seco explica que en todo el invierno hayan caído 1.723,4 milímetros, mientras que en el invierno pasado se recogieron 1.665,4. Así que, si enero había sido el cuarto mes más lluvioso desde 1928 en Deza y febrero el segundo con más precipitaciones desde la misma fecha, marzo se caracterizó por un tiempo anticiclónico y temperaturas por encima de lo habitual. No en vano, se alcanzaron máximas de 23,3 grados, mientras que el año pasado en Mouriscade el termómetro consiguió subir sólo hasta los 17,1 ºC. La diferencia es todavía más notable en la Serra do Faro: este invierno se alcanzaron los 22,3 ºC, casi nueve más que los 13,6 del año pasado. Las mínimas se mantuvieron en un nivel similar al de inviernos anteriores: Mouriscade bajó el mercurio hasta los 5,28 grados negativos, mientras que en 2013 descendió a los 5,1, también negativos. La cumbre del Faro tuvo un valor mínimo de 3,2 grados bajo cero, muy similar a los 3,4 del año pasado.

Primavera con nieve

La primavera se estrena hoy con precipitaciones en la comarca y un progresivo descenso de las temperaturas que volverán a caer bajo cero el domingo. La cota de nieve también desciende a los 600 metros.