El portavoz del BNG de Silleda, Matías Rodríguez da Torre, y la responsable local del partido, Tania Cornado, hicieron balance ayer del gobierno en minoría del PSOE, al cumplirse justo un año de la expulsión de Da Torre del gobierno bipartito. Para los dos políticos, estos casi 12 meses de Manuel Cuiña en la alcaldía se caracterizan por la "desaparición" de varias concejalías. Da Torre concreta que "no existen políticas para la juventud ni para la promoción del empleo, porque el propio gobierno reconoció que parte de la gente que entra en el plan Silleda Emprega es siempre la misma". De igual modo, no se activan medidas para incentivar el comercio, ya que solo se contacta con el sector "para organizar el concurso de escaparates navideños", mientras propuestas que hizo el Bloque en su momento, como la reactivación de la feria de Silleda, están bloqueadas.

Una de las banderas de la política del Bloque durante su estancia en el gobierno local fue la promoción de la participación ciudadana en la política municipal. Pero, tras la marcha de Da Torre, se paralizó la puesta en marcha de los consejos parroquiales y, a día de hoy, "la cartera de Medio Rural también está desaparecida", al carecer de contactos con los vecinos del rural para conocer de primera mano tanto sus necesidades como sus demandas de información. En este sentido, el portavoz del BNG le espeta al gobierno de Cuiña que "hay vecinos que aún están esperando explicaciones sobre el apagado público". Lo mismo ocurre con los habitantes de Lamela, que no volvieron a saber nada del traspaso del ramal de la AP-53 a Fomento, a pesar de que el desacuerdo entre PSOE y BNG en este punto fue el que desató la crisis y posterior ruptura del gobierno de coalición.

El repaso de Da Torre al ejecutivo de Cuiña evalúa, también, su proceder en el conflicto laboral de la Semana Verde. "La plataforma social tuvo que ir a hablar con el alcalde para que éste se moviese. Es como si Cuiña tuviese miedo". En esta polémica, la postura del PP trasdezano tampoco se salva de las críticas, después de escudarse "en que su decisión depende de la de Rueda", recrimina Da Torre.

Los escasos avances que ve el Bloque en este año de gobierno socialista en minoría le permiten comparar la política de Cuiña con sus antecesores del PP, y acusa a todos de gobernar "desde el trono y con políticas de hechos consumados". Es más, ante el anuncio de la celebración del congreso del PP trasdezano, Da Torre le recomienda a este partido que no busque un cabeza de lista, "porque tiene el candidato idóneo en la Alcaldía de Silleda".

Menos transparencia

Ante este "pensamiento único que siempre gobernó Silleda", el BNG trasdezano se autodefine como "la alternativa de gobierno". Da Torre y Cornado creen que, en este año de gobierno socialista, "se perdió en transparencia, igualdad y cooperativismo, pero se ganó en propaganda y política de favores".