El 16 de mayo está marcado con rojo en el calendario de muchos jóvenes de la comarca, puesto que esa noche se celebra la Festa da Xuventude en Val, Agolada. En esta parroquia reside una veintena de familias, pero el año pasado tuvo durante una noche a más de 8.000 personas, que vibraron con el mano a mano de las orquestas Panorama y París de Noia.

Son ya ocho años seguidos los que se organiza esta macrofiesta, aunque Val celebra otra romería, mucho más modesta tanto en gastos como en afluencia de visitantes, en agosto. En torno a quince personas se encargan de preparar la Festa da Xuventude ya desde varios meses antes. Para costear los en torno a 25.000 euros de gasto, la comisión vende camisetas y demás material promocional, y monta también una barra. No se pide cuota entre los vecinos, y desde el Concello de Agolada ya no se entregan los 3.000 euros de subvención, puesto que desde la entrada en vigor del plan de ajuste el gobierno local no puede subvencionar este tipo de eventos. Así es que el bar de la comisión tendría que ser el grueso de ingresos. Pues no lo es, debido a la proliferación del botellón en las últimas ediciones.

Lluvia

Por este motivo, en el seno de la organización hay algunos miembros que optan por suspender este macrofestejo. No sería la primera gran verbena que se toma un año sabático, porque la parroquia de Piñeiro, en Silleda, también decidió hacer lo mismo en 2012 para, el año pasado, volver a marcar un hito en el calendario veraniego de Deza.

El tiempo también desanima a la organización, ya que la noche del pasado 16 de mayo estuvo pasada por agua y deslució bastante la velada. A la espera de que la comisión decida si continuar o no adelante con la Festa da Xuventude de Val, por de pronto la orquesta Panorama ya está contratada para esa noche. Esta formación es uno de los clásicos de esta fiesta juvenil de Agolada que, además, siempre dispuso de un servicio de autobuses para facilitar el transporte de sus fans.