Las mujeres tienen una vida más larga que los varones, y es un hecho si comparamos los datos de población a partir de los 85 años. Salvo en Rodeiro, las féminas suponen el doble de los hombres en los municipios de Deza y Tabeirós-Terra de Montes mientras que, hasta los 85, suelen imponerse ellos.

En cifras globales, en Deza están empadronados 2.492 personas que rebasan los 85 años, de los que 829 son varones y las 1.663 restantes, mujeres. La capital, Lalín, cuenta con 957 vecinos en este grupo de edad (296 varones y y 660 mujeres), mientras que Silleda aporta 467 (165 y 303). Cruces, el siguiente en población, suma 383 ancianos, de los que 112 son hombres y 271 mujeres. Como dijimos, Rodeiro rompe la tendencia y de sus 308 mayores, 123 son hombres y sólo 62 más, señoras. Agolada y Dozón siguen la tendencia: la primera aporta 282 ancianos (99 varones y 183 mujeres), y Dozón, 95 (34 y 61).

En Tabeirós-Terra de Montes residen 1.462 mayores de 85 años; ellos suman 486 y ellas, 975. La capital, A Estrada, concentra la mayoría, con 917 (295 varones y 622 féminas). Forcarei, a pesar de que supera con creces la población de Cerdedo, tiene 323 mayores, frente a los 222 de éste. Hay 113 forcaricenses varones y 210 mujeres, que en Cerdedo son 78 y 144.