Pero entre las actuaciones proyectadas para mejorar la rentabilidad de la red municipal de abastecimiento de agua también figura la instalación de un caudalímetro en la salida de los depósitos de agua radicados en Penerada. Según el teniente de alcalde Alberto Blanco, ese elemento proporcionaría "muchísima información" de gran utilidad. En este sentido, Blanco señaló que "un incremento excesivo de consumo" podría ser "el primer aviso de una fuga".

En este sentido, tanto Alberto Blanco como el alcalde recordaron que fueron operarios municipales quienes se dieron cuenta a finales de la pasada semana de la avería que dejaría al casco urbano de A Estrada sin agua durante 6 horas. Blanco concretó que fueron los electricistas municipales los que se dieron cuenta de que había una fuga al ver que los servicios de bombeo no daban abasto y que el nivel de agua acumulada en los depósitos municipales comenzaba a descender a un ritmo anormal. En un caso así, disponer del caudalímetro al que hizo alusión Alberto Blanco, podría ser de gran utilidad para alertar de nuevas fugas.