La protectora Peludos sen Fogar dispone ya de un nuevo refugio para los 22 animales que ha recogido de la calle y para los que busca un hogar. Días atrás, la empresa trasdezana Nudesa se puso en contacto con el colectivo para ofrecerle una nave que ya no utiliza, ubicada en la localidad agoladense de A Baiña y que está dotada con servicio de agua y luz. El anuncio llega justo cuando se cumplió ya la mitad del plazo de un mes que les había dado el dueño de la finca de Santiso donde, hasta ahora, residen los animales. Ramón Villanueva les cedió varios meses atrás las instalaciones a Peludos sen Fogar de forma desinteresada, pero a finales de enero se puso en contacto con este colectivo porque precisa utilizar de nuevo la parcela. Desde entonces, a través de las redes sociales la protectora inició una intensa campaña para localizar una finca o cobertizo en la que dar alojo a las mascotas que está cuidando. De forma paralela, también se promovieron adopciones y acogidas temporales, que han dado buenos resultados. En dos semanas, Peludos sen Fogar ha conseguido que se adoptasen o se cuidasen de forma temporal, en viviendas particulares, media docena de canes. Desde esta organización se quiere agradecer el interés de muchos dezanos a la hora de ayudarle a buscar un nuevo refugio.

La única pega que puede tener la granja de A Baiña es que los voluntarios tendrán un mayor gasto en desplazamiento a la hora de atender a los animales. Podrán disponer de la granja y de sus instalaciones por tiempo indefinido. De momento, durante esta misma semana comenzarán a acondicionar la parcela -cerrada desde hace tiempo- y a trasladar ya algunos de los animales para, así, disponer de tiempo para limpiar también la finca de Santiso, donde se habían construido algunos caniles.

La labor de Peludos sen Fogar tiene como principal sustento las aportaciones de sus voluntarios y de colaboradores, ya sea dinero, pienso, mantas o casetas para sus animales. A lo largo del año el colectivo organiza diversas actividades para recaudar fondos. La más próxima será su Canientroido, que va por su segunda edición y que tendrá lugar el 9 de marzo. El año pasado el desfile de los canes tuvo lugar en una de las dependencias del Pontiñas Centro Comercial. Pero esta vez, en vista de que habrá bastante público, el colectivo le solicitó al ayuntamiento la cesión del multiusos Lalín Arena. La iniciativa será uno de los actos de clausura del programa de carnavales de toda la comarca dezana.