"Sigo a disposición de todos y cada uno de los silledenses esté donde esté". Fueron las últimas palabras de Paula Fernández Pena, ayer, como alcaldesa de Silleda. La socialista dio cuenta de su renuncia en un pleno extraordinario que apenas duró cinco minutos, y cumplió así con la máxima de su partido de 'una persona un cargo'. Su designación como senadora autonómica -el pasado día 9- significó el punto y final de su mandato municipal, formalizado ayer.

Fue una sesión breve, pero emotiva. Únicamente intervino la ya exregidora, que no pudo contener la emoción al leer su discurso, especialmente cuando confesó haber descubierto, "sin saberlo", que tenía "el mejor trabajo del mundo" porque, pese "a todos los problemas, y las noches sin dormir", le permitió trabajar por conseguir una sociedad "más igualitaria, activa, solidaria y libre". Mientras interrumpida por las lágrimas continuaba su discurso, en los asientos del grupo socialista, una de sus grandes amigas, y quien entrará a formar parte del equipo del PSOE como edil, María del Pilar Peón tampoco podía esconder su emoción.

Fernández Pena no dejó la Alcaldía sin antes hacer un llamamiento a la corporación para que "de una vez por todas se aparquen las envidias y la rabia, y construyamos una corporación en la que nadie sobre, ni nadie falte", defendió. Un guante que lanza apenas tres días antes de que se celebre un nuevo pleno extraordinario para elegir nuevo alcalde. La sesión está convocada para el viernes, día 19, a las 13.00 horas. La de ayer finalizó con una cordial despedida. Todos los ediles de la corporación se acercaron a la socialista para felicitarla con besos y abrazos.

Incógnita en la votación

El número dos de la lista y mano derecha de la regidora saliente, Manuel Cuiña, es el candidato del PSOE, pero, de entre todos los ediles del gobierno, es el que menos gusta a la oposición, que lo reprobó y le retiró el sueldo en mayo. Pero la suya no será la única candidatura. El PP confirmó que presentará a su portavoz, José Luis Espiño, como aspirante a la Alcaldía.

Por su parte, el Bloque Nacionalista Galego declina desvelar si lo hará. Esta noche los nacionalistas tienen previsto reunirse en asamblea para consensuar qué postura seguirán. "Lo que hagamos lo daremos a conocer en el pleno", apunta su portavoz, Matías Rodríguez da Torre. No obstante, tanto el PP como el BNG dejaron claro hace semanas que no se apoyarán. Quien hasta el pasado mes de marzo formó parte del gobierno, lamenta que Fernández Pena no les permitiese hablar en el pleno: "Creo que, por deferencia, debería dejar intervenir al resto de los grupos", sostiene el nacionalista.