El Concello de Silleda revisará los criterios de protección en las zonas arqueológicas del municipio establecidos en el nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM). El cambio se propone en respuesta a las peticiones vecinales y tiene como objetivo reducir las restricciones constructivas que pesan sobre las zonas que rodean un determinado yacimiento.

La alcaldesa y edil de Urbanismo, Paula Fernández Pena, propuso personalmente esta modificación a la Asociación de Veciños Santiago Apóstolo, de la parroquia de Taboada, que presentó un escrito para manifestar su preocupación por la "excesiva afección" que genera el castro catalogado en la zona, en comparación con el estado en que presenta. A la reunión, celebrada el pasado martes, asistieron también técnicos de Eptisa, la empresa redactora del Plan Xeral.

El caso de Taboada es un ejemplo de los varios que se dan en el municipio, de ahí que el gobierno local haya decidido revisar los criterios de protección en todo el concello. La protección como suelo rústico de protección del patrimonio arqueológico o cultural afectaría únicamente a aquéllas zonas en las que se ubiquen bienes, mientras que en el ámbito que lo rodea -zonas de respeto- se catalogarán como suelo rústico que, dependiendo de los casos, serán de protección agropecuaria, forestal o de aguas. Según el ejecutivo, la propuesta de ampliar las posibilidades constructivas no significará un peligro para la salvaguardia de los yacimientos históricos, puesto que cualquier construcción que se pretenda acometer deberá contar con permiso de Patrimonio. "En las zonas afectadas por yacimientos se podrían realizar construcciones vinculadas al rural, según el tipo de suelo rústico que corresponda, contando siempre, y en todo caso, con la autorización de Patrimonio que, según el estado y el interés de los yacimientos podría exigir un control arqueológico previo a cualquier actuación", aclara la alcaldesa.

Hasta ahora, el ejecutivo había informado a los vecinos de que en las fincas afectadas únicamente se podrían realizar labores de cultivo o cierre de parcelas, de modo que el cambio será comunicado a través de bandos. Urbanismo hace un llamamiento a los propietarios para que se acerquen al Concello a consultar sus dudas.

Por otra parte, el gobierno local finalizó ayer en Manduas la ronda de visitas por el rural para mostrar el PXOM, iniciada el pasado 4 de enero. Un centenar de vecinos acudieron a consultar sus propiedades. El documento puede verse en la web municipal o en las oficinas de Urbanismo hasta el 17 de marzo, día en que finaliza el plazo para presentar alegaciones.