La reforma del consistorio estradense permitió ganar un importante espacio. La devolución del volumen original que tenía la cubierta del edificio permitió hacer operativa su última planta, haciendo posible el traslado del salón de plenos, hasta ahora alojado en el tercer nivel. La rehabilitación que se está ejecutando en este piso permitirá la configuración de departamentos semidiáfanos, con una distribución que atiende al funcionamiento de cada departamento, de manera que el área dispondrá de espacios públicos y zonas privadas.