La Fiscalía de Menores tomó declaración a dos de las cuatro alumnas del instituto Laxeiro, de Lalín, implicadas en un presunto caso de acoso escolar a una alumna de su misma clase, cuarto de Secundaria. A las jóvenes se les designaron nuevos abogados, después de que durante su declaración ante la Guardia Civil estuviesen atendidas por letrados de oficio.

Por el momento, el Ministerio Público continuará cerrando las instrucciones y no ha decidido si llamará a declarar a las otras dos jóvenes implicadas, puesto que deberá concretar "qué nivel de implicación" tienen éstas en dicho incidente, según apuntan desde dicha Fiscalía. La entidad judicial también hace hincapié en que este presunto acoso no tiene por qué terminar en juicio ni conllevar sanciones como el traslado de las presuntas acosadoras a un centro de menores. Es más, recalca que para este tipo d percances también se puede echar mano de sanciones educativas. En este punto, fuentes de la Fiscalía de Menores no duda en alabar la actuación del equipo directivo del centro en cuanto tuvo constancia de la denuncia de la alumna por la actitud de sus cuatro compañeras, ya que, además de abrirle un expediente disciplinario a éstas, expulsó a la principal instigadora durante 15 días. "El centro escolar actuó muy bien", indican desde la Fiscalía.

El instituto abrió el expediente en diciembre, después de que los padres de la joven que sufría los insultos y las burlas de sus compañeras acudiesen a la Guardia Civil. Tanto desde el centro como desde la Xefatura Territorial de Educación se señala que no se trata de un caso de acoso escolar, puesto que ni se prolongó en el tiempo ni se produjeron amenazas ni torturas por parte de las cuatro jóvenes expedientadas. La víctima, además, en ningún momento dejó de asistir a clase debido a estas mofas. El Laxeiro, además, desarrolla con frecuencia proyectos para la convivencia escolar.