El alcalde de Vila de Cruces, Jesús Otero, se reunirá con los vecinos de la zona de A Brea (Fontao) para valorar los resultados de las analíticas particulares realizadas, que revelan un alto nivel de contaminación por arsénico. "De momento no conozco los resultados con detalle, pero tendremos que pedir otra analítica para contrastarlos", explica el regidor. Esta segunda prueba será costeada por el Concello.

Una vez comprobada la contaminación de las aguas, de existir, "mi obligación es comunicárselo a la Consellería de Sanidade y a Aguas de Galicia, y a ver qué solución le dan", apunta Otero, que insiste en que la solución al problema está en manos de la Xunta.

Los residentes en la zona de A Brea encargaron la realización de las analíticas a un laboratorio de Santiago, que tomó las muestras el pasado 9 de febrero. Los resultados dieron positivo en la mayoría de los 26 controles practicados, de modo que los vecinos tendrán que seguir sirviéndose de la única fuente pública -de las cuatro existentes- que emana líquido potable, o comprar agua embotellada para abastecerse.

Entretanto, el Concello confía en que la llegada de la primavera atenúe el nivel de contaminación. "Si el mes que viene para de llover, posiblemente, el nivel de arsénico baje. Si no supera el 10, suspenderemos el suministro" en el poblado minero de Fontao, que realiza desde diciembre de 2012. El gobierno no ha vuelto a realizar analíticas en el lugar porque mientras no remitan las lluvias "no vale la pena hacerlo, porque sale muy caro y van a dar mal", reconoce el regidor.

Mientras, la junta de gobierno local tiene previsto aprobaren su sesión de mañana los pliegos técnicos y administrativos para sacar a concurso el servicio de transporte de agua al poblado minero. El presupuesto establecido es de unos 2.800 euros mensuales, por un período de seis meses, prorrogables a otros seis.

Las condiciones de contratación fijan la posibilidad de suspender el servicio en el momento en que cese la presencia de arsénico en el agua, o en caso de que finalicen las obras de construcción de la traída -todavía sin iniciar por parte de la Xunta-. La adjudicación del servicio de transporte no será efectiva hasta "abril o mayo", según estimaciones del edil de Economía, Manuel Souto.