El paso del tiempo y los efectos de los temporales de lluvia y viento han castigado a dos de los tesoros arquitectónicos de Silleda, la Ponte do Demo (en el entorno del monasterio de Carboeiro) y la Ponte de Pedra, en Chapa. Ambas, según advierte el edil de Cultura y Turismo, Matías Rodríguez da Torre, se encuentran "en un estado bastante lamentable" y su rehabilitación es "urgente".

La necesidad de intervenir en ambos enclaves fue trasladada por el propio concejal el pasado septiembre al subdirector xeral de Conservación e Restauración de Bens Culturais, Manuel Chaín, y al responsable de la Dirección Xeral de Patrimonio, José Manuel Rey Pichel, con los que se reunió en Santiago para abordar el proyecto de musealización de Carboeiro. Entonces, el departamento de la Xunta se comprometió a elaborar un informe sobre el estado de los dos puentes.

Ese documento ya está en manos del Concello desde el padado 22 de noviembre. En base a él, la Administración local elaboró un estudio económico para determinar el coste de las obras de rehabilitación. La inversión necesaria para poder recuperar las infraestructuras supera los 100.000 euros. Da Torre insiste en que urge su reparación. "Hay que pensar que en cualquier momento podríamos tener que cortar el paso", dada la debilidad de las estructuras y la peligrosidad que podría suponer para los viandantes. Con todo, admite que "a nivel municipal es imposible actuar sobre esos puentes. Incluso una reparación mínima no serviría de nada, porque no solucionaría el problema, y aún así requeriría una inversión muy importante". Es por ello que pedirá ayuda a la Administración local para sufragar los costes de un ambicioso proyecto, aunque recuerda que Patrimonio ya le anunció en la reunión de hace cuatro meses que carecía de fondos para este tipo de actuaciones. Aún así, el departamento de Cultura le enviará la propuesta de arreglo redactada por el Concello con su correspondiente estimación económica para que sea valorada. Asimismo, el mismo documento también le será remitido a la Secretaría Xeral de Turismo y al Xacobeo, ya que la Ponte de Pedra atraviesa la Vía de la Plata del Camino de Santiago.

El gobierno silledense acordó en junta de gobierno el pasado 22 de diciembre que los datos relativos a la Ponte do Demo sean enviados también al Concello de Vila de Cruces, ya que el puente limita con el vecino municipio, por lo que también el ejecutivo de Jesús Otero, podría apoyar a Silleda en su petición de rehabilitación a la Xunta.