El 8 de mayo es la fecha que escogió la Asociación de Veciños de Vilatuxe para celebrar la Feira dos Carballiños, con el mismo nombre y la misma ubicación de la que fue, el siglo pasado, una de las ferias más importantes de la comarca. El mercado abarcaba la carballeira que ocupa ambos márgenes de la carretera que conduce a O Irixo y en uno de los cuales se ubica ahora la parrillada La Robleda. Al igual que en Agolada, Lalín o Rodeiro, la Feira dos Carballiños disponía de un buen número de Pendellos, construidos en L para aprovechar el espacio y que fueron retratados por Vicente Risco, para completar los estudios etnográficos de la comarca que hizo el ourensano para la Historia de Galicia, de su paisano Ramón Otero Pedrayo.

No son las únicas fotos que existen de la época. Los vecinos se afanan ahora en buscar las instantáneas de sus antepasados, puesto que el mercado contaba hasta con un ‘fotógrafo de la estampita’ que retrataba a lugareños, vendedores y visitantes y que solía tener como escenario predilecto la zona de O Muiño. De hecho la asociación apunta que, quizá, entre las fotos todavía se conserve una del pintor Laxeiro, afeitando a uno de los visitantes del mercado. Como actividad paralela, el colectivo que preside Gerardo López pretende montar una exposición de estas fotografías antiguas si se recupera un número considerable.

Herrador de caballos

La organización pedirá autorización para cortar el tráfico de la carretera y recrear así, lo más fielmente posible, el esplendor de antaño de la feria. A ella acudirán artesanos de todo tipo, hasta un herrador que se encargará de revisar los cascos de las monturas de Cabaleiros de Lalín y Cabaleiros de Deza, comprometidos ya con la cita. No faltarán, tampoco, los expertos en aperos agrícolas, caldereros y ropa. Para ello, la directiva de la asociación mantiene ya contactos con los artesanos que acuden a ferias y fiestas gastronómicas, como la reciente Festa da Vincha, en Cerdedo.

Además la cita contará con la presencia de una flota de coches clásicos a cargo de la Escudería O Toxo, así como con actividades organizadas desde la Asociación de Mulleres Rurais de Vilatuxe y la música de la Nova Banda de la parroquia. Para recrear, aún más, este mercado de otro tiempo, la organización recomienda a los asistentes que acudan vestidos de época. Aunque, por el momento, la feria se celebra en mayo por caer el día 8 en domingo, no se descartan futuras ediciones a lo largo del año si la propuesta recaba una buena afluencia de vendedores y compradores.