Las largas colas llegan hasta la calle. El interior del establecimiento bulle en un frenético ir y venir de vistosos centros de flores, de coloridos y efímeros ejemplares para los que se busca encaje en una composición llamada a albergar muchos sentimientos en un día señalado. El resultado ha de representar el cariño y el recuerdo, que en ningún caso entienden de crisis. Las floristerías de Deza y Tabeirós-Terra de Montes acumulan incontables horas de trabajo estos días con motivo de la celebración de la festividad de Todos los Santos y del día de Difuntos. En líneas generales, el sector reconoce que la tesitura económica no se deja sentir en las ventas, si bien es cierto que algunos clientes optan por centros un poco más económicos.

Deza

En la floristería Charo de Lalín aseguran que "de crisis, nada de nada" para enfatizar que, aunque los clientes invierten menos dinero, sí se llevan la misma cantidad que en años anteriores. De igual forma, en la floristería González, también en la cabecera comarcal dezana, piensan que "no descendieron las ventas pero la gente compra más barato". Algo parecido sucede en Silleda, donde tanto en la floristería Charo como en Ponflor coinciden en afirmar que "se mira más el bolsillo" a la hora de hacerse con las flores de Difuntos después de "un par de años de bajón". Por último, en Vila de Cruces en la floristería Aralia creen que las ventas se incrementaron "un poco" y en sus colegas de Jovi que han vendido "más o menos lo mismo que el año pasado".

Tabeirós-Montes

Desde la floristería Artemisa de A Estrada, María Carnero reconoce que este año las ventas han sido mejores que las del año pasado. En la jornada del viernes se hicieron en esta floristería 175 centros, a lo que hay que sumar otros encargos florales a margen de la celebración de Difuntos. Explica que la mayor parte de los trabajos se realizan por encargo y que la gente cada vez es más consciente de que no puede dejarse la compra de estos centros para el último día, en vista de la gran carga de trabajo de los floristas. En este establecimiento el número de trabajadoras se reforzó estos días. Aún así no es suficiente. Es necesario restarle horas al sueño, a la comida y al descanso.

En la floristería San Pelayo la actividad es también muy elevada. El establecimiento calcula que al pasar Santos habrá realizado entre 820 y 850 centros de flores. Aunque la carga de trabajo es muy elevada, reconocen que la crisis sí se deja sentir. No es que la gente deje de comprar centros para llevar al cementerio en estas fechas señaladas, pero sí trata de reducir el coste de su adquisición. Desde la floristería explicaron que el gasto medio por centro se sitúa entre los 22 y los 25 euros, si bien otros años existía una tendencia mayor a realizar centros más caros.

En Zarcillos, la actividad ha venido siendo muy intensa desde el jueves. El establecimiento calcula que los resultados de ventas de este año serán similares a los de otros años. Apunta que, aunque algunos clientes continúan decantándose por composiciones clásicas para este día, cada vez es mayor la tendencia a buscar algo distinto. La floristería prevé que tras los festivos hayan pasado por la tienda un millar de personas.