Las cooperativas dezanas respaldan por completo el boicot contra las industrias lácteas anunciado ayer por las organizaciones Unións Agrarias (UU AA), Xóvenes Agricultores y Sindicato Labrego Galego (SLG) y por la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca) y abogan porque las protestas arranquen en esta comarca dada la importancia del sector lácteo en su economía.

El presidente de la Interprofesional Láctea (Inlac), el lalinense Román Santalla, anunció una reunión para mañana a las 11.30 horas en la sede de la cooperativa Xuncoga para coordinar las protestas en Deza y comenzar el boicot en los diversos puntos de venta de la comarca en los que hay productos de las industrias a las que acusan de incumplimiento, como es el caso de Lactalis, Leite Río o Leche Celta.

Asimismo, Santalla acusó a la Federación Rural Galega (Fruga) de "mentir" cuando anuncia que el precio del litro de leche subirá entre 2 y 3 céntimos en septiembre y acusó a esta organización de tratar de desmovilizar las protestas. "Incluso o conselleiro deunos a razón, hoxendía non hai tal oferta, o único que hai é a suba dunha peseta para outubro", explicó.

Por su parte, la convocatoria de anuncio de las protestas, en la que participó el sindicalista lalinense Javier Iglesias, secretario de vacuno de leche de Unións, sirvió para refrendar que se realizará por medio de un boicot que arrancará el próximo 8 de septiembre y que se prolongará "ata cando sexa necesario" para que las industrias lácteas que se niegan a cumplir el compromiso de subir el precio asuman este acuerdo. Por ello, las organizaciones agrarias reclamarán la colaboración ciudadana.

El boicot consistirá en la colaboración de carteles en las puertas de los establecimientos comerciales para informar a sus clientes de la actual situación de los ganaderos y de la necesidad de no comprar productos a las operadoras gallegas. Los convocantes justificaron las nuevas movilizaciones por la "falta de resposta" de las industrias a aumentar el precio del litro de leche pagado a los productores. Asimismo, se aludió al acuerdo francés de fijar el valor del litro en 31 céntimos en el presente año, lo que supone cuatro más de los que se abonan ahora.