El alcalde de Lalín, Xosé Crespo, reveló ayer que la conselleira de Sanidad, María José Rubio se había comprometido a analizar "a fondo" del estudio municipal de viabilidad del hospital comarcal en la capital dezana y también que "en ningún momento dixo que non se ía facer, aunque tampouco que si", una afirmación esta última que lo dejó muy satisfecho por cuanto en informaciones y reuniones previas la consellería siempre había rechazado de plano esta infarestructura sanitaria.

Crespo, que acudió con la concejala de Saúde Pública, Nuria Rodríguez, a su encuentro con la conselleira, registró previamente el estudio de viabilidad de la empresa PYD -que aconseja un hospital de 48 a 55 camas-, el acuerdo plenario y las adhesiones de 17 colectivos. Posteriormente, mantuvo una reunión que calificó de muy cordial durante una hora y le explicó que el Deza necesita un hospital por razones demográficas y geográficas y porque puede ser una buena solución para descongestionar el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS).

Según su versión, Rubio aceptó estudiar la documentación y le garantizó que el problema del posible hospital no sería de financiación, aspecto en el que pese a todo discrepa el alcalde, que cree que el complejo dezano reduciría en un 80% la asistencia de gente de la comarca al CHUS.

En todo caso, y con independencia de la decisión que tome Sanidade, Crespo se mostró convencido de que Lalín tendrá un hospital en el futuro "aínda que non sei as vicisitudes que terá que pasar, pero o terá e será cedo ou tarde, lle pese a quen lle pese e goberne quen goberne".

En principio, la conselleira no dio un plazo para dar una respuesta, pero el alcalde lalinense cree que podría darse antes de las municipales aunque está seguro de que no será así. Eso sí, si la respuesta de Rubio fuese negativa, Crespo aceptaría una negociación y una salida intermedia que podría pasar por un centro de especialidades con ingresos en cama, aunque dejó claro que non aceptará en ningún caso que la situación sanitaria de Lalín y del Deza sigan como hasta ahora.

En cuanto al centro de especialidades, revelado como el PSOE local como solución a la situación sanitaria, Crespo comentó que la conselleira apenas les concretó nada "porque está sen definir" y ni siquiera pudo aceptar su oferta de terrenos "porque aínda non se sabe se serán necesarios". Aunque la conselleira se guardase información sobre este centro para la charla de anoche en Lalín, Crespo indicó que en todo caso este tipo de instalaciones no funcionan "porque os especialistas non veñen de boa gana a Lalín, algo no que tamén coincidiu a conselleira". Eso sí, el alcalde no rechazó el centro, pero cree que aunque se construya no evitará que en unos años vuelva a ser necesario el hospital pese a que mejorará el actual ambulatorio.

Por lo demás, en el encuentro también se plantearon a María José Rubio otras cinco medidas para mejorar la actual atención del ambulatorio y que consisten en dotar de más personal a urgencias, facilitar una nueva ambulancia asistencial, redistribuir los espacios de las consultas, implantar ya los servicios de tarde de Fisioterapia y Radiología -anunciados para el 1 de enero- y coordinar las bajas y vacaciones. La titular autonómica se comprometió a trabajar por ellas.

Tregua electoral y medidas de presión

El alcalde de Lalín, Xosé Crespo, confía en la buena fe de la conselleira de Sanidade y en que aportará, sino un hospital, otra solución a este ámbito en Lalín y anunció que va a dar una tregua con este asunto y no lo incluirá como asunto de beligerancia electoral con medidas de presión como manifestaciones. El regidor cree que de este modo quedará legitimado para futuras protestas, ya que parece que Sanidade no quiere hacer el complejo pese a la postura de tibieza de ayer, y sacará de la escena electoral "un tema co que no se debe xogar".

Así, antes de las municipales no hará "demagoxia" con este proyecto de hospital y se limitará a incluirlo en su programa electoral y defenderlo e incluso a realizar alguna recogida de firmas o una encuesta en la web municipal.

En todo caso, esta tregua de Crespo dependerá de la "actitude" de la conselleira y del PSOE. "Se comprobo estes días, segundo as súas declaracións, que me tomaron o pelo, romperei a tregua".

"En principio non vou facer bandeira para desgastar á Xunta nin para dar un golpe electoral ao PSOE cunha manifestación, pero dependerá da súa lealdade e da súa vontade", indicó, en referencia a que espera que se haga un análisis serio del estudio de PYD y en caso de que sea negativo que se planteen alternativas sanitarias.

Finalmente, recordó que en su día se le negó a O Salnés y con presiones salió adelante.