Ante 320 asistentes que llenaron el Novo Salón Teatro, Francisco Vilariño se presentó oficialmente como candidato del BNG a la Alcaldía pidiendo el apoyo para un cambio "e non para que sexa o alcalde de Lalín, senón un alcalde para Lalín". El nacionalista, arropado por Anxo Quintana y una larga relación de cargos de su partido, comenzó su discurso criticando la política del PP, especialmente en urbanismo y en el despilfarro de recursos en el concello y el Lalín Arena.

Posteriormente, expuso un proyecto "en que o cidadán sexa o protagonista e non haxa favores, senón dereitos". Ese gobierno lo basará "no compromiso, o traballo e a coherencia de sempre", recordando su firme postura en la rebaja del peaje de la AP-53 y en el hospital comarcal. Además, destacó la colaboración de la Xunta y citó a todas las consellerías con obras como la guardería, la calle A, las parcelarias, el comercio, los locales de ensayo o las viviendas sociales.

Previamente, intervinieron la nacionalista Carme Adán y Anxo Quintana, que no mencionó para nada al PSOE en su discurso y citó al BNG como alternativa a los populares, a los que acusó de "preocuparse unicamente da unidade de España, que é o único que non corre risco no Estado e que non preocupa nada aos traballadores cando se erguen polas mañás". Además, valoró las políticas sociales de la Xunta y cree que ese modelo, defendido y practicado por el Bloque, debe extenderse a los concellos "fronte ao asfalto". Defendió las infraestructuras, pero cree que sobre todo se debe apostar por políticas de promoción de empleo, servicios sociales y políticas culturales. Por último, invitó a pensar en las políticas urbanísticas y a votar con sentido para que "o raposo non se poña a coidar as galiñas". En este sentido, insistió en que hay que apostar por candidatos que no se conviertan en alcaldes que acaben en la cárcel "como pasa con algúns do PP".

El acto, que se prolongó durante 45 minutos, contó con la presencia de directivos de la AED, con su presidente, José Luis Vila; de la sociedad de caza de Lalín, con su máximo mandatario, Luis Nistal; de Unións Agrarias, con el coordinador comarcal, Román Santalla; del CCU, con Santiago Fernández; de UGT, con Álvaro Santalla; del SLG, con Mariano Lema; de colectivos como Aspadeza o Amideza; e incluso algún empresario cuya firma construye el nuevo consistorio lalinense.