La escasez de lluvias y las altas temperaturas que se han soportado durante los últimos meses hacen que los montes dezanos se conviertan en pasto fácil de las llamas. En lo que va de verano la comarca del Deza, una de las de mayor riesgo de incendios forestales de Galicia, ha visto arrasadas por el fuego más de 400 hectáreas de terreno en los distintos municipios, siendo Agolada el más castigado por los fuegos.

Frente a esta situación una gran parte de la población dezana considera que la mayoría de los incendios son provocados, aunque las versiones son distintas en cada caso. Los intereses creados están detrás del fuego en muchas ocasiones, según algunos de los encuestados, aunque otros consideran que la maldad es la responsable de una parte de ellos. También hay quien opina que la ignorancia es un factor importante porque consideran que si los pirómanos fueran conscientes del daño que causan a la naturaleza, y el tiempo que tarda en regenerarse una superficie quemada, no usarían el mechero.

Las medidas para solucionar este problema que se repite verano tras verano pasan, según los lalinenses, por la limpieza de la maleza y el aumento de los medios de vigilancia. La impresión general es que los montes se encuentran en un estado grave de abandono y que por este motivo son consumidos por las llamas. La Administración debe poner los medios necesarios para que la limpieza forestal sea una de los objetivos principales a la hora de luchar contra el fuego. También está en manos de la Administración mantener una fuerte vigilancia en los bosques para persuadir a los posibles autores de los incendios.

Sin embargo, para todos los encuestados la concienciación social es una baza importante en la lucha contra las llamas, aunque reconocen que es también la más difícil de conseguir. La población debe colaborar con las autoridades haciéndose cargo de la limpieza de sus fincas y denunciando aquellas conductas que considere sospechosas.

La última semana del mes de agosto es considerada la más peligrosa para la proliferación de los incendios, por eso los responsables forestales de la comarca están extremando su actividad durante estos días.