Ruibal confía en que no habrá problemas para aplicar la nueva ordenanza fiscal que regula la ocupación de terrenos de uso público municipal con mesas, sillas, tribunas, tablados y otros elementos análogos con finalidad lucrativa. De hecho, el Concello ya mantuvo encuentros previos con el sector de la hostelería para llegar a un acuerdo, según explica.

La anterior ordenanza entró en vigor el 1 de enero de 1999 y estipulaba el pago de 42,07 euros en las calles consideradas de 1ª categoría; 28,85 euros en las de 2ª categoría; 14, 42 en las de 3ª categoría; y 6,01 en las de 4ª.

La nueva normativa pretende acabar con las terrazas que ocupan completamente aceras estrechas impidiendo circular a los viandantes y obligará a instalar tarimas en las mismas.

Por otra parte, Ruibal aseguró que la problemática de ruidos de los establecimientos nocturnos ya está superada, a pesar que de "forma esporádica" algún local incumpla la normativa. El número de denuncias por esta causa se ha reducido de forma drástica ya que "antes eran frecuentes" las quejas vecinales.

Según señala, en la principal calle de la "movida de Lalín", la Rúa B, "todos los establecimientos abiertos" han cumplido con la insonorización, los controladores de sonido y la doble puerta. Por lo que "hace tiempo que no recibimos denuncias", concluye.