Ricardo Martínez Abril, el organizador del Desafío Pastor Islas Cíes, se esforzaba ayer en dejar ultimados los detalles para que la prueba se realice con total seguridad. Pero, sobre todo, para que el escenario ubicado en O Vao se encuentre a punto. "Parece sencillo, pero no lo es", repite mientras camina entre los trozos de una gran moqueta, los cientos de vallas que se van a utilizar y un paisaje lleno de carpas. La obsesión, y principal prioridad del organizador, es "garantizar la seguridad de todos y que los deportistas se sientan cómodos".

Es una tarea que ha repetido en los últimos cuatro años. Y en cada edición con elementos nuevos. Dos son las novedades. La instalación de un escenario para realizar un concierto mañana a partir de las ocho de la tarde y también el nuevo diseño del circuito de la prueba de atletismo. Será desde O Vao hasta Samil. Ricardo Martínez insiste en que "lo tenemos todo para conseguir que el evento sea familiar. Disponen de un acceso fácil al recinto, estarán cerca de los atletas, habrá música en directo, podrán comer aquí e incluso participar en la carrera popular por la mañana. Hemos crecido y queremos seguir en esa línea".

Los organizadores ya dejaron instalada ayer toda la zona de transición. Estará rodeada de vallas y con una moqueta de un color azul intenso, al igual que la pasada edición. También se ha acondicionado y limpiado el trayecto entre la playa de O Vao, donde será la prueba de natación, y el área donde se recogerá la bicicleta. Se han instalado carpas para establecer una zona comercial, que abrirá a primera hora de la mañana, para acoger a los invitados y también para poder comer o beber.

A todo ello se debe unir la gran cantidad de vallas que se usarán en ese espacio y también en el circuito de bicicleta, que unirá O Vao con Baiona, y el de atletismo, hasta Samil. Para poder hacer toda esta labor y también garantizar la seguridad, los organizadores cuentan con 350 voluntarios repartidos en diversas áreas, la más importante dedicada a la seguridad.