Cisne y Civitas Gudalajara disputan este viernes una auténtica final por la permanencia en la penúltima jornada de la primera vuelta de la Liga Asobal, ya que el perdedor quedará muy tocado antes del parón que vivirá la competición por el Mundial de selecciones que se disputará en Polonia y Suecia.

Ambos equipos, recién ascendidos a la liga Asobal, están separados por tan sólo un punto en la clasificación. El Cisne suma siete y ocupa el puesto de promoción, mientras que su rival es colista con seis.

El conjunto pontevedrés y el alcarreño llegan al encuentro en dinámicas parecidas. Los hombres de Javier Márquez encadenan siete derrotas consecutivas, mientras que los locales únicamente han sumado un punto de los últimos doce en juego. El último triunfo cisneísta fue en la pista del Cuenca, el pasado 7 de octubre.

El lateral derecho Carlos Pombo, con un esguince de tobillo, será duda hasta última hora. El primera línea, cuarto máximo goleador de su equipo con 35 tantos, se lesionó en el entrenamiento del miércoles. Javier Márquez podrá contar con el lateral derecho Bruno Vázquez y el pivote Román Arboleya, que ya dispusieron de unos minutos ante el Barça tras superar sus respectivas lesiones.

El partido, correspondiente a la decimocuarta jornada, comenzará a las 20.30 horas en el polideportivo David Santamaría de Guadalajara.

“Es un partido muy importante”

El entrenador del Cisne, Javier Márquez, reconoció que el partido de este viernes contra el Gudalajara es “muy importante” para el futuro de su equipo en la liga Asobal, ya que se enfrentan a un rival directo en la pelea por eludir el descenso de categoría. “No es una final como tal, pero sí que es un partido muy importante. El Guadalajara es, con el Sinfín, el equipo que está metido ahí abajo con nosotros, y si conseguimos vencer cerraríamos la primera vuelta ganándole a ambos”, indicó. “Si estamos bien atrás, vamos a poder correr y eso nos dará más opciones”, afirmó el técnico.