En una temporada en la que se cumple el 25º aniversario tras su fundación, el Poio Pescamar regresa hoy a los entrenamientos, con el objetivo de afrontar una nueva campaña en la que pelearán por los puestos de arriba de la máxima categoría del fútbol sala femenino nacional.

El conjunto rojillo se ejercitará al mando del nuevo técnico, el madrileño Luis López-Tulla, que se incorporó al Poio procedente del Levante en sustitución de Manu Cossío.

La primera plantilla contará este curso con cambios estructurales, derivados de la marcha de jugadoras como las porteras Lucía Paz y Caridad, además de Jane y Ana Rivera, que probará suerte en Italia.

En su lugar, la escuadra poiense se ha reconfigurado incorporando a dos jugadoras del Burela, Sandra Buzón y Elena Aragón, además de atacantes del calibre de Laura Uña (Ourense Envialia) y la prolífica Marta Peñalver, tricampeona en Italia la pasada temporada con el Città di Falconara.

Las vigentes campeonas de la Copa Galicia también confirmaron en las últimas semanas las renovaciones de Irene, Martita, Dani Sousa, Anna Escribano, y la campeona de Europa con la selección española Luci Gómez.