Con el lema de Volvemos para quedarnos, el Club Cisne Balonmano lanzó ayer su campaña de captación de abonados para su segunda etapa en la Liga Asobal.

“Pedimos el apoyo de los aficionados para pasar por la categoría sin agobios”, afirmó Santi Picallo, presidente de la entidad, que, como objetivo, concluyó que si se crecía en torno a los 250 o 300 nuevos socios sería “una muy buena cifra”.

Los precios varían desde los 30 euros del abono para simpatizantes, que da entrada a cuatro partidos de liga –excepto el del Cangas y el Barcelona– hasta los 300 del socio protector, con el abono adulto estándar fijado en 115 euros para toda la temporada. Las bonificaciones para jubilados y universitarios sitúan el abono en 60 euros para toda la temporada, mientras que para los menores de 18 años el importe será de 40 euros.

“Buscamos la implicación de la masa social. Competimos con ciudades con mucho respaldo económico. Pontevedra es una ciudad de balonmano y toca demostrarlo”, subrayó Miguel Monteagudo, directivo cisneísta.

Además, la directiva del Cisne ha confirmado que buscarán complementar los partidos del primer equipo con actividades de entretenimiento y música. Al mismo tiempo, anunciaron que los antepalcos del Pavillón Municipal dos Deportes se pondrán a la venta para grupos y empresas, con añadidos como servicios de catering o la visita de jugadores pospartido.

Dos incorporaciones más

El presidente del Cisne, Santi Picallo, aprovechó la presentación de la campaña de socios para confirmar que el club está trabajando en dos refuerzos más de cara a la plantilla del próximo año en Asobal.

Uno de ellos, explicó Picallo, “está cerrado”, a la espera de anunciarlo cuando termine el Campeonato de Europa Juvenil, que se disputa en Montenegro entre los días 4 y 14 de agosto.

El Cisne también trabaja en adquirir, sin nada confirmado todavía una de las piezas clave que le falta: el pivote.

En ese sentido, todo parece indicar que probablemente será un jugador procedente de una liga extranjera o de la División de Honor Plata, ya que Javier Márquez, actual técnico cisneísta, aseguró hace unas semanas que “el mercado nacional está imposible”.

Killian Ramírez, ex del Teucro, ya es cisneísta

El Cisne presentó de manera oficial a uno de sus fichajes para la próxima temporada, el portero canario Killian Ramírez, de 24 años, que llega a la escuadra cisneísta por un año, procedente del Teucro. Ramírez, de 24 años, fue internacional en categorías inferiores y se incorpora así a una portería que compartirá con el brasileño Roney Franzini, cedido de nuevo al conjunto pontevedrés por el BM Benidorm. El guardameta natural de Telde (Las Palmas) cuenta con experiencia en Asobal, vistiendo los colores del Cuenca y el Villa de Aranda. En la presentación, calificó las oportunidades de seguir jugando en Pontevedra y de estar en un equipo de Asobal como los principales motivos para optar finalmente por jugar en el Cisne la próxima temporada. “Tenía algo hecho con otro equipo, pero hice todo lo posible por volver aquí”, explicó Ramírez, que fichó por el Teucro la temporada pasada tras dos años en el dique seco con una lesión de gravedad.