El Poio Pescamar tiró de oficio ayer para salir de tierras aragonesas con una victoria que mantiene a las rojillas en puestos de play-off por el título de liga, después de ganar al Sala Zaragoza por 2-3.

La primera parte del encuentro fue un monólogo rojillo, que asedió a las locales después del primer gol hasta culminar la remontada, inicialmente con un gol de Dani Sousa en el que empujó a la red un centro desde la derecha y, después, con una acción en la que el Poio disparó hasta en tres ocasiones, cuando el balón recayó en Rivera y pudo batir a la meta por bajo.

Anna Escribano, MVP de la Copa Galicia hace unas semanas, puso el 1-3 en el electrónico con una jugada de córner en la que convirtió un disparo liberado. Escasos minutos después, el Sala Zaragoza intentó la épica con el 2-3 pero fue insuficiente.