No dio opciones el Poio Pescamar al Rayo Majadahonda a quien goleó ayer en A Seca por un contundente cinco a cero. Las rojillas fueron netamente superiores a las madrileñas desde el primer minuto de partido cuando Luci Gómez, la mejor ayer sobre el terreno de juego, abrió el marcador adelantando a las locales.

A partir de ahí, la primera parte fue de dominio total para el equipo conservero, con Caridad respondiendo a los pocos intentos de crear peligro del Rayo. A los ocho minutos Dani Sousa remachó a placer un disparo de Luci Gómez. Irene aumentaba la ventaja rojilla a los 11 minutos y con esos tres goles de ventaja se fue el Poio al descanso.

En la segunda mitad de nuevo Luci Gómez aumentó la ventaja para el Poio Pescamar y puso el 4 a cero en el marcador. El Rayo Majadahonda buscó a la desesperada el gol con cinco jugadoras de campo y Dupuy aprovechó una pérdida de las visitantes para poner el quinto y definitivo tanto con un disparo desde su propio campo. Una victoria importante para el Poio que vuelve así a sumar de tres en tres y con la única preocupación en la grada por Dani Sousa, que tuvo que salir del campo por lesión en las postrimerías del encuentro.