Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL - Segunda RFEF

El derbi de los reencuentros

Los jugadores del Arosa Pedro García, Alberto Campillo, Luismi y Oumar Sidibé volverán el domingo a Pasarón para enfrentarse a su exequipo, el Pontevedra

Pedro García, Sidibé, Campillo y Luismi (de izquierda a derecha) antes de un entrenamiento del Arosa. | // IÑAKI ABELLA

Pontevedra y Arosa se volverán a enfrentar el próximo domingo en liga seis años después de la última vez. Como cualquier derbi, el partido tiene un componente emocional importante para ambos clubes, pero será todavía más especial para varios miembros del conjunto vilagarciano con pasado más o menos reciente en la casa granate. Empezando por su director deportivo, Rafa Sáez, que defendió la camiseta del Pontevedra de 1987 a 1993, llegando a ser capitán del primer equipo, y que posteriormente debutaría como entrenador también en el banquillo de Pasarón, hasta cuatro jugadores de la primera plantilla arlequinada: Pedro García, Alberto Campillo, Oumar Sidibé y Luismi.

Los dos primeros tendrán que vivirlo desde la grada por lesión. El defensa vigués ya se perdió las dos últimas jornadas por una rotura en el sóleo y aún le quedan cuatro semanas más de baja. “Es una pena, porque tenía muchas ganas de jugar este partido, siempre es una de las fechas que tienes marcadas en el calendario. Lo disfrutaré desde la grada, seguro que coincido con gente que conozco y ojalá se vea un buen partido”, comentó el futbolista.

Campillo recuerda que “estuve cuatro temporadas en el Pontevedra y viví momentos muy felices, con un ascenso incluido; me siento muy orgulloso de haber sido partícipe de ello”. Además, el defensa puede presumir de ser muy querido por la parroquia granate: “Siempre sentí un gran cariño por parte de la grada, independientemente de la situación en la que estuviera el equipo”.

Sobre la actualidad del conjunto granate, Campillo comentó que “el Pontevedra esta temporada es un equipo hecho para estar arriba. Aunque le costó un poco arrancar al principio, ahora ha cogido una buena dinámica de resutados positivos” y añadió que “estoy seguro de que va a pelear por el título”. Además, analizó que “tiene un estilo de juego muy claro, con las dos referencias arriba de Charles y Rufo y con muchísimos centros al área durante los partidos”.

Para Luismi, “enfrentarse a un exequipo siempre es especial”. El delantero del Arosa recuerda que estuvo “dos años en el Pontevedra, cuando era muy joven, con 20 y 21 años, y fue una experiencia muy buena y que me ayudó a crecer”. Por eso, “volver a Pontevedra, volver a Pasarón y volver a coincidir con la afición va a ser muy especial”, aunque lamenta que “tuve mala suerte, porque me lesioné en la rodilla en la primera temporada, pero aún así jugué bastantes partidos y marqué varios goles”.

El futbolista confía en que el recibimiento en Pasarón sea bueno, aunque bromea al comentar que “estuve hace ocho años, así que los más jóvenes igual no me recuerdan, pero los habituales de Pasarón seguro que sí. Yo tengo muy buen recuerdo de la afición”.

El vigués apunta que “los derbis siempre son especiales para todos. De Vilagarcía irá bastante gente y seguro que el ambiente es muy bueno. Espero que sea una fiesta del fútbol, tanto en la grada como en el césped. Habrá la típica rivalidad, pero solo durante el partido”.

En un “momento dulce”

Tal y como apunta Campillo, “nosotros llegamos al derbi en un momento dulce, bueno, llevamos una línea bastante regular desde el principio y hubo partidos que yo creo que no merecimos perder, puntuar como mínimo”. Así, el central señala que “para el Arosa es una temporada nueva y ambiciosa, pero con los pies en el suelo, el objetivo principal es intentar mantenerse”. Aún así, recalca que “la liga está muy apretada” y que “estamos viendo que nadie se come a nadie”.

Sobre esta temporada, el defensa vigués comenta que “yo creo que va a haber sorpresas. Algunos de los equipos que cuentan con meterse en el play off, a lo mejor al final no se meten, y acaba entrando alguno con el que no se cuenta. Con lo apretado que está todo, cualquier pequeño error te condena y viceversa”.

Parte de la culpa del buen momento del Arosa es de Luismi, máximo anotador del equipo y pieza clave para el técnico, Jorge Otero. “Llevo cinco goles en los seis últimos partidos, pero lo único importante para mí es ayudar al equipo. Me siento también en un buen estado de forma, creo que es la clave”, señala con humildad el delantero.

El futbolista arlequinado analizó también la actualidad de su exequipo: “Siempre que no juega a la misma hora que nosotros, veo los partidos del Pontevedra. Creo que tiene un equipazo, la mejor plantilla de la categoría. Además, viene de ganar haciendo un partidazo en Avilés, pero también es verdad que en casa no se le ve tan cómodo como jugando de visitante”, avisa.

Compartir el artículo

stats