Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otros dos puntos que se escapan

Después de remontar en cuatro minutos el 1-0 inicial, el Pontevedra cedió un empate en su visita al Móstoles en el tiempo de descuento | El equipo granate volvió a generar dudas, especialmente en la faceta defensiva

Charles pelea un balón con un rival del Móstoles en el partido de ayer. |  // ÁREA 11

Charles pelea un balón con un rival del Móstoles en el partido de ayer. | // ÁREA 11 Juan Pablo Montero

No solo no despejó dudas, sino que acrecentó las que se habían creado en la primera jornada de liga tras empatar contra el Compostela en Pasarón (1-1). El Pontevedra dejó escapar la victoria en el tiempo de descuento en su visita al Móstoles, después de remontar en solo cuatro minutos el 1-0 con el que el cuadro madrileño abrió el marcador en el minuto 25. Con Rufo en el banquillo de inicio, Ángel Rodríguez apostó por el mismo once que presentó el pasado fin de semana, fiel al sistema 4-1-4-1, con el único cambio de Rubio por Oier Calvillo. En los primeros compases del encuentro, el Pontevedra se encontró cómodo en ataque, pero la inseguridad en defensa le volvió a costar puntos en la segunda jornada de liga.

El Pontevedra empezó dominando y gracias a una buena combinación dentro del área entre Romay, Charles y Álex González, que acabó con el remate alto de este último, metió el miedo en el cuerpo al Móstoles. A los locales no les salía nada, su apuesta se estaba quedando reducida a alguna efímera posesión de balón. Tras una nueva ocasión, esta vez de Rubio, que no consiguió materializarla, los nervios cambiaron de bando.

Llegaría entonces el 1-0, tras la primera aproximación peligrosa de los madrileños que acabó en una falta lateral muy cercana al área grande. Chupe puso el centro y, aprovechando la confusión, Gassama remató con el pie izquierdo para adelantar a los suyos en el minuto 25.

El gol, paradójicamente, dio vida a los pontevedreses, que comenzaron a llegar más a la portería rival. Sin embargo, fue Portilla el que estuvo a punto de dar el susto definitivo con un disparo desde el interior del área que se fue por encima de la portería rival. La última ocasión peligrosa de la primera parte llegaría en un despiste de Álvaro Cortés que a punto estuvo de aprovechar Fernando.

Ángel Rodríguez movió banquillo en el descanso, dando entrada a Oier Calvillo y a Martín Diz por Rubio y Álex González. Rufo tendría que esperar un poco más. El plan del técnico leonés no terminaba de salir y el Móstoles tenía cada vez más el balón y llegaba más fácilmente al área contraria. Gasamma volvió a ser protagonista de una jugada de peligro después de una buena combinación entre Fernando y Portilla (min. 50).

Llegó entonces el momento de Rufo, que sustituyó a Romay en el minuto 56. El Pontevedra quedaba algo desdibujado, pero parecía que el míster granate buscaba una revolución sobre el césped. La verdadera revolución fue simplemente Rufo, que diez minutos después de entrar en el partido, aprovechaba un error de la zaga local para presionar con insistencia, llevarse la pelota y picarla ante la salida del portero para empatar el partido en el 65.

Solo cuatro minutos después era el otro delantero del Pontevedra, Charles, el que marcaba para dar la vuelta al marcador. El brasileño cabeceó en el corazón del área un centro de Oier Calvillo desde la banda izquierda, tras una buena jugada personal.

Los granates habían hecho lo más difícil y en el momento más difícil, porque el Móstoles se estaba sintiendo muy cómodo sobre el césped, y solo tenían que mantenerse concentrados y sólidos para proteger su ventaja en los poco más de 20 minutos que quedaban de encuentro.

Sin embargo, con muchos cambios por parte de unos y de otros, el partido se convirtió en un correcalles que no beneficiaba a los granates. A diez minutos para el final, Ángel Rodríguez apuntalaba el centro del campo dando entrada a Miguel por Charles, pero ni así se despejó de las dudas en defensa el Pontevedra. Ya en el descuento, Álvaro Cortés detenía un disparo muy lejano, pero con mucha intención, de Toni. Sería el aviso de lo que llegaría en el minuto 92: un balón largo cogió descolada a la zaga y Cortés salió a cortarlo, pero se lo llevó Obama, que se quedó solo a puerta vacía, pero Soto evitó su remate hasta en dos ocasiones, sacando la pelota desde el suelo, que finalmente le caería a Portilla, que hizo el definitivo 2-2. Aún pudo el conjunto madrileño llevarse el triunfo, en un córner en el minuto 94, pero no acertó entre el barullo que había en el área.

Compartir el artículo

stats