Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Rodríguez | Entrenador del Pontevedra

“Tenemos que pelear por estar en Primera RFEF”

El técnico destaca que “no podemos estar con medias tintas” a la hora de fijar el objetivo

Ángel Rodríguez en su presentación como entrenador del Pontevedra en Pasarón.

Ángel Rodríguez en su presentación como entrenador del Pontevedra en Pasarón. Rafa Vázquez

Lleva apenas seis días de trabajo con el Pontevedra CF y a Ángel Rodríguez ya le toca enfrentarse a su primer partido desde el banquillo granate. El entrenador leonés analiza algunas de las claves de este verano para el conjunto de Pasarón, desde el estado físico en el que han llegado los futbolistas tras sus vacaciones, hasta las expectativas que tiene con respecto a los más jóvenes. Con gran honestidad, al nuevo míster del Pontevedra no le tiembla la voz al hablar de fijarse el ambicioso objetivo del ascenso a Primera RFEF.

–En su presentación dejó claro cuál quiere que sea el estilo de juego del Pontevedra. ¿Sigue pensando lo mismo después de esta primera semana de entrenamientos?

–Tengo muy claro cuál es el modelo; no el sistema en sí, pero sí el modelo, tengo muy claro cómo quiero jugar. Quiero que mis equipos tengan mucho tiempo el balón, que sean dominadores, que tengan una intensidad muy alta y que salgan a cualquier campo con intención de ganar. Vamos a trabajar varias ideas para ajustar al equipo a aquella a la que se adecue más y a partir de ahí ya iremos viendo y metiendo matices según los rivales.

–Hoy disputan su primer amistoso contra el Estradense. ¿Qué le gustaría empezar a ver en el equipo?

–Me gustaría ver ya que el equipo empieza a mostrar intensidad, que empieza a coger algunos conceptos. La carga va a ser tan grande que las piernas puede que no respondan como uno quiere, los futbolistas a veces te dicen que no dan más. Yo lo que quiero es que vayan cogiendo conceptos y que se vayan adaptando a jugar con cierta velocidad cuando tengan el balón, que se vea un equipo móvil, no estático, y poco a poco ir creciendo, al final no llevamos más que cinco días entrenando.

–El director deportivo, Toni Otero, comentó antes de su llegada que faltaban un lateral izquierdo y un mediocentro ofensivo para cerrar la plantilla. ¿Ha tenido tiempo de valorar qué hace falta reforzar?

–Tengo claro que el equipo necesita reforzarse en alguna parcela, pero lo que primero voy a hacer es ver lo que viene de abajo, ver si aprieta, si viene ya formado para poder competir en esta categoría o todavía le falta algo, y para eso lo que necesito es meter a los chicos en los próximos partidos y darme cuenta de qué es realmente lo que tengo y de cuál es el nivel real de cada uno, porque entrenando te muestran un nivel, pero compitiendo pueden mostrar otro y te llevas una sorpresa.

–¿Cómo está viendo a los canteranos?

–Pues los estoy viendo como los tengo que ver: con muchas ganas, con mucha intensidad, muy aplicados… Son chicos a los que se les nota que aman esta profesión, pero evidentemente hay quienes tienen un proceso de maduración en el fútbol y otros que, con menos tiempo, lo consiguen. Lo más importante para ellos es que esta sea una experiencia bonita, en la que se puedan nutrir de un fútbol más profesional, ya han salido de etapas juveniles, y que vean que están cerca de conseguir un objetivo que se pueden marcar si no bajan los brazos y si aprietan cada semana, si en cada entrenamiento trabajan como lo tienen que hacer.

–Con lo que ha podido ver hasta ahora, ¿le gusta la plantilla que tiene?

–Es pronto para decir qué plantilla tengo. Después de los partidos que tendremos estas semanas tendré un conocimiento más amplio. Entrenando son todos unos fenómenos, pero yo los quiero ver compitiendo y quiero que cuando compitan en Pasarón que no les pueda esa presión de la que hablan. Hago una pequeña similitud con el equipo al que entrené el año pasado, al que llegué y prácticamente no me gustaba nada y acabé enamorado del equipo. ¿Ahora en qué situación estoy? Pues un poco en la del año pasado, no por que no me guste nada, sino porque por ahora hay mucha carga de trabajo y las piernas no te dejan hacerlo como realmente puedes; hacer un juicio ahora mismo sería injusto por mi parte.

–¿Le preocupa esa presión en Pasarón de la que habla?

–A mí, cero. La presión en Pasarón me preocupa cero. Vengo de un fútbol profesional en el que se entiende la presión como parte fundamental o necesaria de este deporte. El año pasado no había presión en ningún campo y estábamos todos locos por meter gente, entonces no nos podemos quejar de esto ahora que podemos tener público. Lo que tenemos que hacer es saber manejar esa presión, convertir al aficionado que estaba el año pasado descontento en un aficionado contento e involucrado que entiende que cuando pierde el Pontevedra él también pierde, que no solamente pierden los chicos, y somos nosotros los que tenemos que dar el primer paso ofreciendo un equipo con mucha intensidad, con mucho trabajo y, a partir de ahí, toda la calidad que tengan los chicos ponerla al servicio del equipo.

–Ha comentado sin tapujos que el objetivo es el ascenso. ¿Es positivo marcarse objetivos ambiciosos?

–Yo soy un ganador. Si no hubiese visto la posibilidad de venir a un club al que podía ayudar a mejorar sus perspectivas en ese momento o pelear por ascender, no hubiese venido al Pontevedra. Por ciudad, por club, por historia, merece estar en una categoría más arriba y lo que no podemos hacer es venir y estar con medias tintas. Tenemos que pelear por un objetivo claro; si lo conseguimos, cojonudo, y si no, pues entenderemos que, o bien hemos fracasado, o bien que el equipo no tenía nivel para conseguirlo, pero yo vengo con la intención de que todos peleemos por que el Pontevedra esté el año que viene en la Primera RFEF.

“Hay que adaptarse a un trabajo más exigente”

–¿Cómo ha visto al equipo en las primeras sesiones?

–Como todas las sesiones, buscando cargar las piernas de mucho trabajo y acumular muchos entrenamientos de cara a que, por un lado, vayamos poniendo el cuerpo como debemos ponerlo y, por otro, para empezar a meter matices de cómo queremos jugar.

–¿Y físicamente hablando?

–Como en todos los sitios, hay gente que se prepara un poco más a conciencia, otros que lo hacen un poco menos, hay gente que en los inicios funciona muy bien y hay otra a la que le cuesta más, hay un poco de todo.

–¿Las dobles sesiones son algo característico de su sistema de trabajo?

–Esto es muy típico de los equipos profesionales, de los equipos en los que yo me he manejado. Aquí todos viven del fútbol de una u otra manera, y si están capacitadas las personas en Segunda División A, en Segunda División B también lo están. Lo único que hace falta es adaptarse a un trabajo seguramente más exigente y que queremos que dé sus frutos.

Compartir el artículo

stats