El concejal del Partido Popular encargado del área deportiva, Guillermo Juncal, criticó ayer la decisión del Concello de Pontevedra de no permitir la actividad, tanto entrenamientos como partidos, en las categorías inferiores a la alevín. “Me da pena que Pontevedra sea la única ciudad en la que los niños menores de 10 años no van a poder jugar al fútbol”, comentó señalando que hay ciertas instalaciones deportivas que permanecen cerradas.

El concejal de Deportes, Tino Fernández, ha respondido defendiendo que “hay razones objetivas y de prudencia suficientes para avalar que a día de hoy las categorías benjamín y prebenjamín no deban utilizar los campos”. El edil socialista apunta, además, que “las instalaciones deportivas de Pontevedra no están cerradas, están abiertas y se están utilizando, pero hay menos disponibilidad horaria” por las restricciones.