Con un Dzmitry Patotski excelso bajo los palos –registró un cincuenta por ciento de paradas–, el Viveros Herol Nava superó con claridad al Cisne por 24-19 y salió de las plazas de descenso.

Con los nervios propios de dos conjuntos que se están jugando la permanencia, segovianos y pontevedreses se apoyaron en la buena actuación de sus porteros en unos primeros minutos con pocos goles. Fue el Viveros Herol el que marcó las primeras diferencias, que llegaron a ser de hasta cinco tantos, con el 8-3 mediado el primer tiempo, apoyándose en los lanzamientos exteriores de Jorge da Silva y en las intervenciones de Patotski. Un oportuno tiempo muerto de Javier Fernández provocó la mejoría ofensiva del Cisne, con Álex Chan liderando las operaciones en el lateral izquierdo. El equipo gallego devolvió el parcial al segoviano, que se marchó al descanso con ventaja de tan solo un gol (11-10).

Tras el descanso, la sequía anotadora del Cisne se prolongó durante nueve minutos y aunque en ese período el Balonmano Nava no hizo demasiada sangre, sí logró ampliar su ventaja hasta los tres goles.

El cansancio en el conjunto gallego, las paradas de Patotski y la efectividad de Rodrigo Pérez Arce hicieron el resto, llegándose al tramo final del choque con el partido decidido para el equipo segoviano, que vuelve a los puestos de permanencia en la Asobal.

Jabato: “Hay que hacer un final digno”

Con la derrota de ayer el Cisne se encamina hacia el descenso y al conjunto pontevedrés, que es el colista, se sumarán otros tres equipos. La situación es negra. El técnico del Cisne, Jabato, analizó el encuentro y señaló que “hemos jugado ante un equipo con jugadores de calidad y experiencia y si nosotros fallamos penaltis, situaciones claras de contraataque, así es difícil ganar. Señala el entrenador del conjunto blanco que “el equipo necesita reconducir la situación, porque nos cuesta mucho en la faceta ofensiva”, tal como ocurriera el pasado miércoles ante el Frigoríficos. Jabato dijo marcharse satisfecho por la forma en la que compitió el equipo y recordó las bajas, el confinamiento de los jugadores y el hecho de que con una plantilla escasa han tenido que jugar miércoles y domingo. Para el entrenador pontevedrés hubo cosas positivas que había que valorar. Sobre las posibilidades del equipo de eludir el descenso, Jabato dijo que “si bien matemáticamente es posible, hay que ser realista y entender que la situación es muy complicada”, a la vez que subrayó que “el club va a seguir creciendo, si bajamos no va a pasar nada, el club va a seguir, porque no hemos hecho una gran inversión”. Recalcó el técnico que “sabíamos que iba a ser un año difícil y ahora hay que apretar los dientes y hacer un final de temporada digno”.