La situación del Dicsa Modular Cisne en Asobal es muy complicada. El conjunto pontevedrés va colista del grupo con 7 puntos y no puede perder ninguna oportunidad de sumar puntos de cara a esta recta final de la competición si quiere seguir peleando por permanecer en la categoría. Es por ello que el derbi de hoy, a las 19 horas, ante el Frigoríficos del Morrazo es una batalla a vida o muerte que, de perder, deja al Cisne con casi nulas posibilidades de permanecer en la categoría.

Así lo han reconocido los jugadores y el propio presidente del club, Santi Picallo, que ha hecho un llamamiento para llenar las 300 localidades permitidas del Municipal. “La intención es que sea la fiesta del balonmano gallego. Para nosotros es un partido de máxima importancia para intentar mantener la ilusión de seguir en la categoría. Si ganamos mantendremos las opciones de poder salvarnos”, apuntó el presidente.

A pesar de la situación deportiva, Pablo Picallo defendió que el equipo tiene “ilusión por cambiar estas dinámicas y hacer un partido parecido al que hicimos en la primera vuelta”. “Vamos a intentar no cometer tantos errores, que es lo que nos ha lastrado en los últimos partidos y a o largo de la temporada, lo afrontamos con mentalidad positiva. Si perdemos cada vez se van a poner las cosas más difíciles, pero en cuanto enganchemos una racha buena creo que esto se puede sacar adelante “, añadió el veterano del equipo.

Sin errores

Por su parte Gonzalo Carró reconoció que se trata de una “final”: “Hay que ser realistas, mirar a la clasificación y saber que nos jugamos más que dos puntos. Por eso tenemos que tratarlo como una final. Salir con todo y hacerlo lo mejor posible”. En este sentido el cienísta reconoció que el equipo en ocasiones peca de “regalar”, especialmente cuando se pone por debajo en el marcador y sufre el nerviosismo de querer acortar la ventaja del rival. “Tenemos fases de partidos muy buenas y luego las dilapidamos nosotros mismos con pérdidas de balón tontas, con fallos de lanzamiento, por no trabajar las acciones y creo que ahí está la clave y es lo que nos va a dar el mantenernos los 60 minutos en el partido”, reconoció. Coincidió con el Picallo, que por este mismo motivo cree que este derbi está en las manos del Cisne: “Somos muy conscientes de lo que somos y lo que estamos intentando. Ya lo sabíamos a principio de temporada y quizá eso sea un punto a favor”.

Pese a todo, los jugadores creen que el Cangas tiene más que perder y que esa presión puede jugar en su contra.“Es un equipo más histórico, están por encima en la clasificación, tienen presión tras el resultado de la primera vuelta y eso puede ser un punto a nuestro favor porque estamos en casa”.

Desde luego el Frigoríficos es un rival directo para el equipo de Jabato ante el que no se puede permitir perder cuando cada vez está más cerca el final de la competición. El técnico podrá contar con todos los jugadores excepto con Valadao, que no estaba fichado en la fecha inicial de este partido aplazado.

“No puntuar nos complicaría mucho las cosas”

Mientras los de Jabato buscan sumar dos puntos vitales, el Frigoríficos del Morrazo viena a la ciudad del Lérez en busca de su “revancha” después de la dura derrota cosechada en la primera vuelta. Los cangueses después de un excelente inicio de segunda vuelta han entrado en una dinámica negativa de resultados y hoy necesitan ganar pasa salir de los puestos de descenso. El técnico, Nacho Moyano, elude el concepto de final, pero reconoce que “no puntuar complicaría mucho las cosas”. En la plantilla canguesa aún escuece el resultado de la primera vuelta (26-32) y por eso quieren “revancha y hacer las cosas bastante mejor que en la ida”. “Esta claro que va a ser un partido complicado, con mucha tensión y nervios. El que sepa abstraerse, templar ánimos y nervios será el favorito”, augura Nacho Moyano, que no cree que hoy pueda producirse un resultado tan amplio como el que se registró en septiembre en O Gatañal. “Es verdad que tampoco lo preveía en aquella ocasión, pero dentro de un partido siempre hay como subpartidos. Nosotros salimos mejor y fuimos superiores durante los 20 primeros minutos, pero a partir de ahí ellos nos superaron”, explica el técnico del Frigoríficos del Morrazo. Por último, Moyano concluye que “no puntuar nos complicaría mucho las cosas, aunque ganar tampoco significa estar salvados porque nadie se salva con 14 puntos. Pero sí que sería un refuerzo anímico importante porque es contra un rival directo, que se quedaría abajo y verte fuera de la zona caliente, aunque estés cerca, siempre ayuda”.