El Poio Pescamar continúa recuperando encuentros aplazados tras su brote por COVID que lo retuvo tres semanas lejos de las pistas. Esta vez es el turno del partido ante el Leganés que se juega hoy a las 19.30 horas en el Pabellón Municipal de A Seca, correspondiente a la décima jornada.

En realidad este fin de semana tendría que haber sido el líder quien visitara Poio, pero los clubes se reunieron a principios de semana con la Real Federación Española de Fútbol para reajustar el calendario y disputar los partidos aplazados. Así, será finalmente el 20 de marzo cuando el Futsi visite A Seca. El último partido aplazado del Poio por el COVID, ante Roldán, de jugará el 10 de marzo en Murcia.

El conjunto que dirige Manu Cossío llega en su mejor momento después de ganar tres partidos en apenas una semana, al Viaxes Amarelle, Cidade de As Burgas y Teldeportivo.

Clasificación

Con todo ello el equipo conservero ha alcanzado al líder del grupo, el Futsi Atlético Navalcarnero, igualándolo con 28 puntos, aunque el equipo madrileño ha disputado un partido menos que las rojillas. Supera así también al líder del grupo B, el Alcorcón y toma distancia del resto de clubes de su grupo.

El Leganés, sin embargo llega después de una dura derrota por 0-6 en casa y ante el líder. Es un equipo muy ofensivo, que iguala en número de goles al Poio, 39, pero al que las pupilas de Manu Cossío pueden hacer mucho daño en la defensa. Aprovechar esa baza será la clave para que el Poio sume puntos y pueda ponerse por encima del Futsi en la clasificación.

Además será una prueba del rendimiento y el estado físico de las poienses después del ritmo frenético vivido tras salir de la cuarentena hace apenas dos semanas.