El delantero granate Rufo estará de baja entre tres y cuatro semanas, en funcion de como evolucione su lesión que sufrió en el último partido de liga, frente al Racing de Ferrol.

Según refleja el parte de los servicios médicos, la resonancia magnética a la que ha sido sometido el futbolista revela que sufre un esguince acromio-clavicular de grado I-II.

Esta lesión mantendrá por lo tanto a Rufo fuera del equipo un par de semanas en un momento clave de la competición.