El derbi gallego comenzaba con mucho equilibrio sobre la cancha y escasas ocasiones claras de gol sobre ambas porterías. Poco a poco, el Poio Pescamar trataba de hacerse con la manija del juego. En los compases finales del período. Al poco de la reanudación, María Gómez avisaba para las locales, pero en una rápida transición ofensiva, Mirian habilitaba un pase raso cruzado hacia la internada por el ala izquierda de Dani Sousa para que adelantara a las pontevedresas. Tras una mano dentro del área, el Poio abría más brecha en el luminoso con un gol de penalti anotado de nuevo por Dani Sousa. En la medianía del período, Dani Sousa de nuevo a pase de Mirian anotaba el 0 a 3. A renglón seguido, Jorge Basanta optaba por el juego de cinco con Laura Doce en busca de una reacción. El paso de los minutos permitía al Poio adaptarse a la apuesta de cinco de un Amarelle que no les reportaba la posibilidad de recortar distancias. El derbi acababa sin más variaciones en un choque que acababa en un continuo ida y vuelta sobre ambas porterías.