El jugador del Dicsa Modular Cisne, David Chapela, confirmó ayer que deja el equipo y se retira del balonmano ante el temor a poner en peligro su carrera profesional como consecuencia de la actual situación sanitaria. El veterano central pontevedrés habla en su despedida del temor a contagiarse por covid-19 y tener que volver a guardar cuarentena con lo que ello supone para su actual trabajo.

En un vídeo compartido a través de las redes sociales del Cisne y dirigido a la afición, David Chapela afirma que “no esperaba un adiós de esta manera” y que “es una decisión muy complicada, pero me veo en la obligación de dejar el balonmano por la situación que se está viviendo en la liga”.

Subraya el que hasta ayer fue jugador del Cisne, que “por motivos laborales me es imposible compaginar el balonmano con mi trabajo”, a la vez que agradece al club por “verme antes como persona y amigo, que como jugador y dejarme desvincularme de esta forma”. De hecho, en un reciente partido Chapela, con el consentimiento del club, ya se había negado a jugar un partido ante el temor a la pandemia.

Confiesa Chapela que “me duele muchísimo por el Cisne, le tengo que dar las gracias por dejarme formar parte de esta familia”, de la que seguirá formando parte, promete para despedir un vídeo con el que espera “que la gente entienda esta decisión”.

“Me duele muchísimo por el Cisne, le tengo que dar las gracias por dejarme formar parte de esta familia”

David Chapela

Por su parte, el presidente de la entidad, Javier Picallo, señaló que “aunque cueste mucho asumir su marcha para los que integramos la familia del Cisne, no queda otra que desearle lo mejor a nuestro amigo David Chaela. Seguro que también triunfará en su nueva faceta profesional”.

Otero: "Es un partido para disfrutar"

Marcos Otero, segundo entrenador del Cisne, apuesta por “disfrutar del partido” que les medirá por primera vez al Barça, un “súper equipo” que, a su juicio, cada vez aumenta más su diferencia respecto a sus rivales de la liga Asobal. “Cada año que pasa mejora su plantilla y la rejuvenece con grandes fichajes. La llegada el año pasado de Luka Cindric le permitió dar un salto de calidad brutal, y esta temporada el fichaje de Blaz Janc es otro acierto más”, comentó Otero, quien no esconde la dificultad de plantar cara al conjunto azulgrana. Por eso, el preparador gallego se marca como principal objetivo estar “el máximo tiempo posible metido en el partido”, lo que pasa, sin duda, por evitar las pérdidas de balón en el ataque posicional. “Definir al Barça como rival es casi una misión imposible. Es un partido para disfrutar, ese es el objetivo cuando llegas a esta categoría y sabes que te vas a enfrentar a un súper equipo como este”, insistió Otero.