El teniente de alcalde y concejal de Deportes, Tino Fernández, pretende reactivar el proyecto para construir un nuevo campo de fútbol de hierba sintética en la parroquia de Salcedo, cerca de las instalaciones de la Brilat. Para eso, su departamento acaba de remitir sendas solicitudes de autorización a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) y al Ministerio de Defensa y llevará "pronto" esta iniciativa a la Junta de Gobierno Local para la aceptación de los 14.800 metros cuadrados de terreno de suelo rústico de protección forestal que la Mancomunidad de Montes de Salcedo acordó ceder al Concello el año pasado para uso deportivo.

El objetivo de Fernández es desatascar y darle un impulso en los próximos meses "a un proyecto que tiene un presupuesto de ejecución de casi 1,7 millones de euros y que lleva estancado desde 2018". Según explica, las torres de iluminación del futuro campo de fútbol tendrán una altura de unos 20 metros "y la normativa de servidumbres aeronáuticas deberá pedir permiso a Aesa, a la que ya le fue enviado el proyecto básico y de ejecución diseñado por los arquitectos Jorge Santos, José Carlos Mera (de Santos y Mera Arquitectos SLP) y Gustavo Pérez".

Ministerio de Defensa

Asimismo, el Servicio de Deportes también informó formalmente y solicitó permiso al Ministerio de Defensa para la construcción del campo en unos terrenos que se usaban antiguamente como campo de tiro (motivo por lo que se encuentran explanados), pero que una sentencia judicial dictaminó que en realidad pertenecían a los comuneros de Salcedo, devolviéndoles a ellos la titularidad.

"Aunque se trata de unos terrenos clasificados como rústicos y de protección forestal desde 2011 -aclaró Tino Fernández-, la Junta de la Mancomunidad de Montes acordó el año pasado cedérselos al Concello para uso deportivo, por lo que lo único que queda pendiente en este sentido es que la Administración municipal acepte dicho cesión, aprobándola en Junta de Gobierno".

Al margen de los trámites descritos con anterioridad, la presencia de petroglifos en el entorno de la parcela en la que se creará el nuevo campo de fútbol, también obligará a la Concejalía de Deportes a informar a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta, si bien, como indica el edil del PSOE, "están bastante lejos y llegará con que el arqueólogo municipal, Xoán Carlos Castro, emita un informe al respeto".

Características

El campo de fútbol tendrá unas dimensiones de 100x58 metros y el pavimento de hierba artificial deberá superar los parámetros de durabilidad más exigentes y tener una respuesta deportiva de las más altas prestaciones homologables por la FIFA. El proyecto plantea un conjunto de nuevas edificaciones que integra todas las instalaciones que requiere el terreno de juego, cuatro vestuarios para jugadores, dos vestuarios para árbitros, almacenes y una bancada elevada.

"Se trata en realidad de tres edificaciones -explica el teniente de alcalde y concejal de Deportes- que envuelven el campo, una ubicada en el linde oeste de la parcela y del campo y otras dos en el linde sur. La edificación ubicada en el lado oeste, que contendrá los vestuarios, la enfermería, el almacén y otras instalaciones, será una pieza pétrea con forma de prisma, huella al terreno y la una rampa existente que servirá de acceso a la bancada". En el lado norte se construirán dos edificaciones, en una de ellas se encontrarán la cantina y los aseos y en la otra un almacén para bicicletas y un aula de naturaleza. Estos edificios serán más ligeros y orgánicos y la cubierta que los unirá generará espacios de protección entre ellos y en la zona de acceso al campo. Las formas y los materiales que se emplearán en ellos darán continuidad a la actuación y la integrarán en el contorno.