La Real Federación Española de Balonmano y Asobal comienzan a entenderse y definir cómo será la competición en la próxima temporada. El recién ascendido Cisne, junto al Villa de Aranda y los 16 clubes de la categoría, se reunieron ayer para trazar los primeros aspectos antes de la asamblea federativa que se celebrará en el día de hoy.

Lo primero y más importante es que la competición no se dividirá en dos grupos, una opción por la que se inclinaba la Federación, sino que todos los equipos competirán entre sí en un total de 34 jornadas.

Además se aplazará la aplicación del paly-off de descenso a la temporada 2021-2022, lo que le da más comodidad al Cisne para estabilizarse en una categoría en la que nunca ha estado. Por otro lado la Copa Sacyr Asobal se celebrará en una fecha aún por decidir y la Copa del Rey se disputará en un formato único de fase final.

Queda por saber si la asamblea federativa eliminará o no el requisito de pertenecer a Asobal para poder competir en la categoría. Un requisito que ha sido muy polémico en los últimos días y que podría dar un giro al futuro de Asobal.

Mientras se decide este aspecto, el Cisne sigue haciendo cuentas de cara al presupuesto de la próxima temporada. En esta línea continúa apostando por la plantilla que lo llevó a lo más alto de la categoría y ha anunciado la última renovación, la de Álex Chan. El central es uno de los veteranos del club y ha mostrado su ilusión por poder jugar en esta categoría.