03 de marzo de 2020
03.03.2020
Faro de Vigo

Pasarón tiene nuevo ídolo

Siete años después, Rufo volvió a regalar a la afición del Pontevedra un hat-trick de un jugador granate

03.03.2020 | 01:59
Rufo, con tres balones que representan los tres goles que marcó el domingo. // Rafa Vázquez

Hacía siete años que Pasarón no veía a uno de sus futbolistas marcar tres goles en un mismo partido. El domingo acabó la sequía, y nunca mejor dicho, porque Rufo logró su primer hat-trick como granate sobre un césped totalmente encharcado por la lluvia. El delantero fue el faro del Pontevedra frente al Real Madrid Castilla (4-0), liderando la primera victoria del año para los de Jesús Ramos después de nueve jornadas seguidas sin ganar; un triunfo balsámico y necesario que llegó en un momento clave de la temporada.

Rufo ha entrado en el selecto grupo de futbolistas granates que han logrado hat-tricks en este siglo. Son solo seis: Jorge Rodríguez, Charles, Yuri, Igor, Javi Rodríguez y Jacobo Millán. Precisamente este último fue el que lo logró más recientemente en Pasarón, marcando cuatro goles contra el Narón (5-0) el 24 de febrero de 2013, con el equipo en Tercera División. Para encontrar el último hat-trick local en Segunda B hay que remontarse al 2 de abril de 2006, cuando Charles hizo los tres goles de la victoria sobre el Alcorcón (3-1).

Hacía tiempo que el Pontevedra no tenía una referencia ofensiva como el madrileño, porque más allá de los goles (que ya es mucho), el "nueve" dio un recital de movimientos, desmarques, caídas a banda, control de balón, pelea por alto y presión en campo contrario digna de un futbolista de otra categoría. Rufo es el delantero centro puro que cualquier equipo sueña con tener, porque encima tiene lo más importante: gol. El domingo marcó tres, los tres de cabeza, pero el segundo destacó por el gesto técnico que realizó para rematar el córner lanzado por José García.

"Estoy muy contento porque se unieron los goles a una victoria que esperábamos desde hacía semanas. Al final fue una fiesta y, aún con el tiempo que hizo, disfrutamos tanto jugadores como afición, que también nos lo merecíamos", comentó Rufo tras el entrenamiento de ayer en Campañó. El del domingo no fue su primer hat-trick de la temporada, pues ya le había endosado otro al Melilla con el Internacional de Madrid, pero sí le sirvió para recuperar su trono como pichichi de Segunda B, con 16 tantos en total.

El delantero recibió el cariño de la afición y de sus compañeros cuando más la necesita, pues las últimas semanas no están siendo fáciles para él por varios problemas personales. De hecho, justo tras el entrenamiento de ayer en Campañó se trasladó a Madrid para estar al lado de su padre, que va a ser operado del corazón. "Justo por la noche estuve hablando con él, que está a punto de ser operado de gravedad, y se llevó una alegría justo antes de pasar por el quirófano. Me llamó ilusionado y llorando. Por lo menos, dentro de lo malo, una gotita de alegría para la familia", reconocía el futbolista.

Además de la victoria, Rufo destaca las buenas sensaciones que está dejando el Pontevedra. "Ya veníamos de varios partidos teniendo chispitas de muy buen fútbol, pero al final la dinámica y que no entraba la pelotita dejaba una imagen un poco más fea. Pero tenemos confianza y cada vez vamos a mejor, nosotros desde dentro notamos que la cosa está cambiando y que tenemos buen equipo para hacer mejores cosas".

Confianza

Si en algo ha hecho hincapié Jesús Ramos desde que cogió las riendas del Pontevedra es en la confianza, y parece que su mensaje está calando en la plantilla. "No es muy hablador, no da grandes discursos, pero es intenso y te llega. En estos momentos hace falta que ayuden los resultados para que todo vaya acompañado y que estemos todos calmados", apuntó Rufo, que comentó que el técnico "nos ha dicho que confiemos mucho en nosotros mismos, que él confía en nosotros, que tenemos muy buen plantel, que él va a dar todo lo posible, que lo demos nosotros también y que los resultados llegarán. El equipo está cambiando el chip".

El delantero señaló que "mirar la clasificación es tontería porque cualquier equipo, de abajo o de arriba, es difícil. Está todo tan apretado que lo más importante es que sumes. Por ejemplo, esta semana no hemos subido demasiados puestos, pero vamos sumado. La clave es pensar en conseguir los 45 puntos y, a partir de ahí, si quedan muchas jornadas puedes pensar en lo que quieras, pero vamos a pensar en salvar al equipo, que la liga está muy complicada y estas ligas tan raras son muy peligrosas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas