Era un partido marcado en rojo en el calendario y el Arxil no falló. El equipo verde logró ayer su segunda victoria consecutiva contra un rival directo por la permanencia en la Liga Femenina 2, el ABDA Avilés.

El parcial de 19-16 en el primer cuarto auguraba un encuentro muy igualado, pero en el segundo el Arxil mejoró en la faceta defensiva y se anotó un 19-12 para irse al descanso diez puntos arriba (38-28).

Sin embargo, en la reanudación, el equipo asturiano recortó ligeramente distancias. Los terceros cuartos de los partidos se le siguen atragantanto al conjunto ed Mayte Méndez, que encajó un parcial negativo de 13-15.

Así, el último tiempo se inició con un 51-43 en el marcador. Las visitantes se pusieron a solo cuatro puntos en los primeros compases, pero el Arxil reaccionó para volver a distanciarse. A cinco minutos del final, las verdes volvían a tener una renta de diez puntos (57-47) y, aunque el ABDA llegaría a recortarla a la mitad (57-52), un arreón final de las pontevedresas les adjudicaba un parcial de 10-0 para ganar por un cómodo 67-52.