Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Churre sigue desafiando al reloj

El central es el único futbolista del Pontevedra que ha jugado todos los minutos esta temporada

Churre, tras el entrenamiento del Pontevedra de ayer en Poio. // FDV

Churre, tras el entrenamiento del Pontevedra de ayer en Poio. // FDV

Indiscutible, eso es Churre en el Pontevedra. Desde su llegada al conjunto granate la pasada temporada, el central marinense ha sido una pieza fija sobre el terreno de juego y solo se perdió algún que otro partido por una lesión en el codo y por sanción, pero este año lo está jugando todo. Es el único futbolista granate que ha disputado todos los minutos de la actual liga, algo más de 1.260. Solo otros cuatro jugadores de campo le siguen el ritmo en el grupo I: Morillas, del Ibiza; Juan, de Las Palmas Atlético; Borja, de Las Rozas, y Villalón, del Sporting de Gijón B.

La continuidad de Churre destaca en una línea defensiva en la que los cambios han sido constantes. El marinense ha jugado ya con todos sus compañeros de la zaga y parece que en las últimas semanas el equipo ha encontrado la estabilidad con él y Jaouad como pareja de centrales y con Campillo, Pol Bueso o Santi Figueroa en el lateral, ante la baja por lesión de Nacho López.

"Con todos me entiendo perfectamente y nos llevamos bien. Si hay un buen vestuario y estamos todos juntos, te entiendes perfectamente con cualquiera y se nota en el campo", apunta Churre, que destaca que "personalmente estoy cómodo y físicamente estoy bien. No estoy teniendo ningún contratiempo físico, que es lo peor en esta profesión,y estoy agradecido al míster por estar contando conmigo y al resto de compañeros, que hacen más fácil la tarea".

El central celebra especialmente haber esquivado las lesiones, ya que esta temporada están golpeando seriamente a la plantilla. "Nos ha debido de mirar un brujo, porque cada semana cae alguno; se recuperan unos, pero caen otros. Son rachas del fútbol, cosas que pasan en este deporte y no hay que darle más vueltas. Los que estamos bien tenemos que seguir trabajando y fortaleciendo los músculos para prevenir, aunque sabemos que en cualquier momento te puede tocar a ti", comenta.

La llegada de Carlos Pouso al banquillo supuso, entre otras cosas, recuperar la filosofía de crecer desde la defensa, intentando dejar la portería a cero, para ganar. "La mala racha que pasamos de perder muchos partidos fue también a raíz de encajar tantos goles. No puedes sumar puntos porque para ganar o empatar te ves obligado a marcar al menos dos goles y en esta categoría, en la que todo se decide por mínimos errores, encajando tanto no íbamos a ningún lado", explica Churre, que destaca que ahora "el equipo está en una dinámica positiva, aunque hayamos perdido el último partido, porque ya se ve otra forma de competir. Estamos mucho más juntos y a los rivales les está costando más hacernos goles y, sobre todo, crearnos ocasiones. La forma de puntuar es primero ser un equipo defensivamente muy fuerte, con las líneas muy juntas, y a partir de ahí, seguir creciendo".

Sobre el Langreo, rival que visitará el domingo Pasarón (17.00 horas), el zaguero destaca sobre todo que "tiene gente rápida por bandas. Es un equipo en el que se juntan dos líneas de cuatro y cuesta mucho entrarle y también sabe salir muy bien a las contras. Viene de ganar tres partidos seguidos, que en Segunda B no es fácil, así que si lo consiguió será por algo".

El central marinense confía en recuperar el fortín que fue Pasarón la temporada pasada. "La afición siempre estuvo a nuestro lado apoyándonos, y tal y como empezamos este año es de agradecer. Nosotros tenemos que seguir en la línea que estamos ahora de sumar y de tener a la gente enchufada desde el minuto uno, yendo todos de la mano va a ser mucho más fácil", recalca.

Campillo y Mejía

El Pontevedra se ejercitó ayer en el campo de Poio, con la novedad de la incorporación de Mejía y Campillo al trabajo con el grupo, si bien este último solo hizo una parte del entrenamiento.

En el caso del central vigués, sufrió una leve elongación en la zona del bíceps femoral, pero que no es grave, por lo que se irá adaptando al ritmo del equipo progresivamente. En cuanto al centrocampista hondureño, la ecografía que se realizó mostró que la microrrotura que sufrió está ya cicatrizada. La participación de ambos en próximos partidos dependerá de su evolución.

Compartir el artículo

stats