06 de noviembre de 2019
06.11.2019

Nueva odisea de Pablo Dapena en un aeropuerto: 48 horas retenido

El triatleta pontevedrés estuvo 48 horas atrapado en Buenos Aires sin tarjetas por un problema con las vacunas

06.11.2019 | 13:46
Pablo Dapena en un entrenamiento. // S. Álvarez

La relación de Pablo Dapena con los aeropuertos y los aviones va camino de estudio. El triatleta pontevedrés ha sufrido una nueva odisea para viajar de Buenos Aires a Ciudad del Cabo, donde el próximo domingo tiene previsto disputar la última prueba de la franquicia Challenge. Así lo ha explicado él mismo a través de su cuenta de Twitter: "Perdón a todos por no estar muy activo estos días en redes sociales, pero lo que no me pase a mí en los aeropuertos no le pasa a nadie", comenzaba el deportista.



"Después de la felicidad de haber quedado segundo en Buenos Aires me iba con ganas a Sudafrica y muy contento de volver a verme competitivo", explicaba a primera hora de esta mañana Dapena, que apuntó que tenía previsto volar a Ciudad del Cabo desde Buenos Aires haciendo escala primero en Sao Paulo y después en Johannesburgo. "Pero ahí quedó... en "sería". Durante el check-in me dicen que no puedo volar si no presento una cartilla conforme he estado vacunado de fiebre amarilla... Es decir, no tenía nada".

Los problemas aumentaron cuando su tarjeta de crédito fue bloqueada. "Ante esta imposibilidad de volar empiezo a mirar opciones en mostrador para volar a Ciudad del Cabo vía Madrid, pero mi tarjeta estaba bloqueada (aún no sé por qué, sólo hice un pago en una de las pizzerías más famosas de Buenos Aires)".

Dapena siguió relatando su odisea: "No le deseo a nadie estos momentos de desesperación, donde no tienes nada, ni billete ni dinero. Afortunadamente, compré un billete de Iberia para Madrid por internet y funcionó la tarjeta. Con avión para Madrid, el siguiente paso era buscar para ir Ciudad del Cabo", y encontró un vuelo con escala en Zúrich. "No fue fácil, nada fácil, porque no sabía que la tarjeta estaba bloqueada. Muchas llamadas al banco, muchos fracasos para pillar los billetes, mucha desesperación y con ganas de volver a casa y mandar a tomar todo por...", lamentaba el triatleta, que celebró que "al final todo se arregla y aquí estamos, en Ciudad del Cabo, cuatro años después de debutar en mi primera Serie Mundial".

Para darle un toque de humor, Dapena comentó finalmente que, "por cierto, las maletas y la bici no llegaron, para darle un toquecito más a la aventura". Y es que se está convirtiendo ya en algo habitual que al pontevedrés le pierdan su material cuando tiene que hacer algún vuelo, con o sin escala. 

Ahora está pensando ya en su próximo objetivo. "Ducha, recuperar el sueño perdido y empezar a moverme un poco son las prioridades para estar el domingo en la línea de salida con garantías", finalizó.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook