El Club de Tenis de Mesa Monte Porreiro está acusando la ausencia de su número uno, Horacio Cifuentes, por estar disputando el Preolímpico con Argentina y ha encajado su segunda derrota consecutiva en la Superdivisión masculina. Después de arrancar la competición con dos triunfos en las dos primeras jornadas, que le permitieron situarse líder de la máxima categoría nacional, algo histórico para el club, el Visit Pontevedra ha caído a la octava plaza tras encadenar sendas derrotas contra el Híspalis (4-0) y contra el Cajasur Priego (2-4).

Además, en este último encuentro, disputado el domingo en el pabellón de Príncipe Felipe, el equipo de Nando Álvarez tampoco pudo contar con Guillermo Martínez, otro de sus hombres fuertes, participando en el mismo Nicolás Galvano, Tomás Joffre y Martín Bentancor.

Fue este último el que empezó el encuentro, enfrentándose a Diogo Miguel Ferreira. El jugador del Cajasur logró el punto para los suyos en cuatro juegos (1-3). Después fue el turno de Tomás Joffre, que cayó con contundencia ante Daniel Kosiba (0-3), y posteriormente de Nicolás Galvano, que también perdió su duelo contra Carlos David Machado por un claro 0-3.

Con 0-3 en el marcador global, Martín Bentancor lograba el primer punto para el Monte Porreiro al superar a Daniel Kosiba en un enfrentamiento muy disputado, en el que se tuvo que llegar al quinto juego para desempatar (3-2).

Nicolás Galvano volvía a recortar distancias para el Visit Pontevedra al superar a Diogo Miguel Ferreira por 3-1.

Sin embargo, Tomás Joffre, en el último enfrentamiento de la mañana, no pudo arañar un empate para los suyos al perder contra Carlos David Machado por un contundente 0-3. El marcador global quedó, por tanto, con un 2-4 para el conjunto visitante, que ganó 15 juegos por siete de los pontevedreses.

El próximo fin de semana volverá a haber parón en la Superdivisión masculina, que para el CTM Monte Porreiro regresará el 10 de noviembre con la visita al Irún Leka Enea, actualmente segundo clasificado de la liga con tres victorias y un empate en los cuatro partidos disputados (siete puntos). El equipo pontevedrés, aunque ha caído a la octava posición, tiene cuatro puntos de ventaja sobre el descenso y está, por tanto, en el camino para conseguir el objetivo que se ha marcado en su segunda temporada en la máxima categoría: certificar la permanencia cuanto antes y pasando menos apuros que el año pasado.