12 de octubre de 2019
12.10.2019

Una prueba eliminatoria sin descansos donde las transiciones serán clave

12.10.2019 | 02:30

En la prueba final solo competirán 14 de los 24 triatletas de cada categoría. En la primera transición de natación a ciclismo quedan eliminados dos participantes masculinos y continúan todas las féminas. Siguen 22. En la segunda transición de ciclismo a carrera a pie, quedan eliminados dos deportistas en cada categoría, continúan 20. En la transición de carrera a pie a segmento de natación del segundo SuperSprint quedan eliminados dos deportistas por categoría, quedan 18. En la transición de natación a ciclismo se eliminan los 2 últimos en cada categoría, quedan 16. En la transición de ciclismo a carrera a pie final se eliminan los dos últimos en cada categoría, quedan 14 para disputar los puntos.

El recorrido final comienza con una vuelta de natación, de 250 metros en el Lérez, junto al Puente de los Tirantes. Luego será la transición a ciclismo, con un circuito urbano de dos vueltas de 3'6 kilómetros. Esto da paso a la carrera a pie una vuelta de 1'7 kilómetros entorno Avenida Buenos Aires y Pazo da Cultura, y nada más terminar se hace una repetición sin descanso de los tres segmentos.

Por esto la prueba es única, cada segundo cuenta y las transiciones son vitales para no perder tiempo, los deportistas deberán estar muy centrados para intentar ahorrar segundos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas