05 de octubre de 2019
05.10.2019
baloncesto - LEB Oro

El Peixe confía en A Raña

El equipo marinense necesita que este año su pabellón vuelva a ser un fortín

05.10.2019 | 02:14
Plantilla y cuerpo técnico del Peixe Galego en un entrenamiento de esta semana. // Santos Álvarez

Primer partido en casa de la temporada para el Peixe Galego. El conjunto de Javier Llorente debuta en liga ante su afición contra el Cáceres, un partido que espera sirva para recuperar sensaciones después de haber arrancado la competición con una abultada derrota ante el Valladolid (82-66). En esta segunda jornada, los marinenses quieren empezar a hacerse fuertes en A Raña en su pelea por lograr la permanencia en la complicada LEB Oro.

El Peixe Galego debuta esta noche en A Raña, un pabellón que confía en que vuelva a ser un fortín del que se escapen pocos puntos esta temporada, algo clave para pelear por la permanencia en la liga LEB Oro. El conjunto marinense empezó la competición hace algo más de una semana con una derrota en casa del Valladolid (82-66) en un partido en el que reaccionó tarde, pero que le ha servido para ir ganando experiencia.

"Siendo realistas, va a ser un año muy difícil. Esta categoría, a nivel presupuestario y de estructura, es muy complicada, pero sabiendo esto, estoy contento porque tenemos una plantilla que puede llegar a ser peligrosa y vamos a ver si somos capaces de mejorar lo suficiente para poder estar ahí", señaló Javier LLorente, que destacó que "en casa vamos a ser un equipo muy peligroso y muy fuerte y a partir de ahí creo que vamos a poder competir con todos".

El técnico admitió que "sabemos que tenemos un equipo que no conoce la liga y en esta categoría eso es muy importante", pero añadió que "la conclusión que tenemos que sacar es que nos queda mucho trabajo por delante, que el inicio nos va a costar, pero tenemos que ser positivos y pensar en que la liga es larga y la plantilla tiene potencial, a ver si somos capaces de exprimirlo y poder competir con eso".

Para LLorente, esa falta de experiencia en la categoría "es el peaje que tenemos que pagar, sobre todo en el inicio de liga. Hay mucho "rookie", jugadores que se tienen que adaptar y ayudarnos cada vez más. En este inicio de temporada estamos sufriendo un poco en el juego interior, pero también sabemos que si somos capaces de mejorar podemos ser un equipo peligroso y es el objetivo que tenemos que tener".

El entrenador del Peixe Galego considera que aún es pronto para saber cuáles serán sus rivales directos por la permanencia. "La liga se ha igualado muchísimo en la zona media-baja y eso hace que sea todo mucho más imprevisible. Hasta dentro de siete, ocho o nueve jornadas no vamos a saber cuáles van a ser los equipos que vamos a luchar por la permanencia", apuntó.

Con las bajas de los lesionados Orellano y Joel Hernández, el encuentro de esta noche contra el Cáceres (20.00 horas) será importante para recuperar sensaciones tras el amargo debut en Valladolid y para empezar a levantar de nuevo el fortín de A Raña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook