04 de octubre de 2019
04.10.2019

Edu escribe su historia en granate

El capitán del Pontevedra alcanzó el pasado domingo los 150 partidos de liga en Segunda B

04.10.2019 | 06:38
Edu Sousa tras el entrenamiento de ayer en Pasarón. // Gustavo Santos

Edu Sousa entró el pasado domingo en el selecto club de futbolistas que han alcanzado los 150 partidos en Segunda B con el Pontevedra. El portero granate se acerca a otros jugadores históricos, como Pablo Vázquez, Mauro, Alejandro Vázquez y Pablo Couto y no esconde su objetivo de alcanzarlos en el futuro, pues quiere seguir formando parte de la familia de Pasarón durante mucho tiempo. En su mochila lleva actuaciones clave en muchos partidos, como sucedió en el más reciente, el del pasado domingo en Oviedo, en el que fue decisivo para una victoria muy necesaria.

En el mundo del fútbol, el tiempo no se mide en días, meses o años, sino en minutos (concretamente de 90 en 90) y en partidos. El 22 de agosto de 2015 Edu Sousa debutaba en Segunda B con el Pontevedra y el pasado domingo cumplió 150 encuentros en la categoría de bronce, todo un logro que pocos elegidos han alcanzado en la historia del club. El capitán granate se ha hecho un hueco entre nombres como el de Pablo Couto, Pablo Vázquez, Mauro o Alejandro Vázquez y en su mente solo existe el futuro.

"Es un orgullo y una satisfacción poder llegar a ese número de partidos en Segunda B aquí en el Pontevedra. No me conformo con estos 150, sino que quiero más. Soy una persona ambiciosa y que busca superarse siempre", asegura el portero tudense.

Su encuentro número 150 no fue un partido cualquiera, pues el equipo granate llegaba a Oviedo después de dos derrotas seguidas y empezaba a urgir un triunfo. "Era muy necesario ganar, y sobre todo hacerlo fuera de casa. Mis compañeros trabajaron como animales, se desgastaron, se ayudaron unos a otros€ estuvieron fantásticos todos, los que estaban en el campo, los que entraron después, los que empujaron desde el banquillo, el cuerpo técnico... Estuvieron todos de 10, por eso se consiguieron esos tres puntos tan importantes", señaló el guardameta.

Edu admite que ese triunfo, acabando el partido con dos hombres menos, fue una importante inyección de moral para una plantilla a la que empezaba a amenazar la presión. "Sobre todo, lo que nos hizo subir nuestro nivel de autoestima y confianza fue ganar fuera de casa. Creo que era un deber pendiente que tenía el Pontevedra, algo que todos queríamos que se produjese cuanto antes para ser conscientes de que somos capaces de conseguirlo. En Pasarón, habitualmente, somos más fiables y más fuertes porque aquí es difícil que los equipos ganen o puntúen y somos conscientes de ello, pero a lo mejor lo que habíamos perdido era la consciencia de ganar y puntuar fuera", explica.

Su actuación en el encuentro fue decisiva, con varias intervenciones de mérito que ayudaron a que el Pontevedra conservara hasta el final el 0-1 que había anotado Álvaro Bustos, pero el capitán granate se muestra humilde:_"Yo creo que el portero cuanto menos tenga que intervenir, mejor. Obviamente, si tienes que intervenir y lo haces correctamente, te sientes satisfecho. Pero hay que ser conscientes de que la posición de portero es bastante ingrata, porque a lo mejor en un partido tienes que intervenir solo una vez y resulta que el jugador contrario está más acertado que tú, y eso no quiere decir que tú estés mal. Evidentemente, cuando uno realiza bien su trabajo y ayuda al equipo, se siente satisfecho y bien y los niveles de confianza aumentan", apuntó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook