El Poio Pescamar continúa perfilando su plantilla para la próxima temporada y ayer dio un paso casi definitivo, con el fichaje de la ala-cierre Anna Escribano y la renovación de Irene García.

La primera, de 19 años, procede del Palau de Barcelona, que descendió al término de la pasada campaña. Está considerada la mejor jugadora de su edad en Cataluña y su llegada al Poio responde a la filosofía del club de mezclar juventud y experiencia en su equipo.

Por otra parte, la vallisoletana Irene García continuará una temporada más en la entidad rojilla. Será, por tanto, el segundo año de la jugadora universal en el club, en el que esperan que tenga un mayor protagonismo.

Con este nuevo fichaje y esta renovación, la plantilla, que también estrenará a su nuevo técnico, Raúl Jiménez, cuenta ya con 12 efectivos: las porteras Silvia y Caridad (ambas internacionales con España) y las futbolistas de campo Antía Pérez, Carol Agulla, Daniella Sousa e Iria Saeta, que continúan de la temporada pasada, y las incorporaciones de Clara Rodríguez, Ana Rivera y Andrea Feijoo.

El club también ha anunciado que la pretemporada arrancará el próximo 12 de septiembre con el primer entrenamiento a las órdenes de Raúl Jiménez y de Carlos Santamaría.

El Poio Pescamar todavía no ha fijado los objetivos para la próxima temporada, pero se presume que continuarán en la línea de los últimos años, con metas ambiciosas y buscando acabar la liga regular lo más arriba posible de la clasificación y firmar un buen papel en la Copa de la Reina.